Marruecos, destino preferido de Hollywood

ouarzazate4

“¡Silencio!”, grita el asistente del director en inglés, francés y árabe al comenzar la filmación de una escena de la serie AD La Biblia continúa, que transcurre en Jerusalén. Aunque las puertas en arco, los balcones y los muebles son todos del Israel de la era romana, en la vida real la filmación se hace en el sur de Marruecos.

Los espectadores de todo el mundo tal vez no lo sepan, pero han visto muchas veces Marruecos en los últimos tiempos. Pasó por Bagdad en “El francotirador” (American Sniper), por Teherán en la serie televisiva “Homeland”, por Malí en “Odisea americana” y por Egipto en la miniserie “Rey Tut”. También ha pasado por Somalia en numerosas ocasiones, incluidas la cinta del 2001 “Blackhawk Down” y, en 2013, “Capitán Philips”. Este año hará de Arabia Saudita en “Holograma para un rey”, protagonizada por Tom Hanks.

En 2014, Marruecos fue un gigantesco estudio cinematográfico, que generó 120 millones de dólares como escenario de cintas extranjeras, indicó la agencia de noticias AP.

El reino norafricano le está sacando provecho a su estabilidad y sus sitios exóticos, aunque ejecutivos de la industria cinematográfica dicen que debe hacer más, y ofrecer más incentivos, para explotar todo su potencial. Encara una fuerte competencia de Sudáfrica y otras naciones que sí tienen incentivos impositivos.

El futuro de la industria cinematográfica de Marruecos depende en buena medida de lo que puedan ofrecer para convencer a los estudios de que no se limiten a explotar los exteriores y empleen también las instalaciones locales. El objetivo final es que Hollywood filme películas enteras en Marruecos, según Sarim Fassi-Fihri, director del Centro Marroquí para la Cinematografía, que supervisa esa industria.

Desde 1962, en que David Lean filmó escenas de “Lawrence de Arabia” en Marruecos, las compañías cinematográficas han estado usando sus desiertos, sus montañas y sus ciudades cada vez que necesitaron escenarios exóticos. En los enormes Estudios Atlas en el desierto de Uarzazat hay sets de decenas de películas filmadas a lo largo de varias décadas.

Aquí es posible montar el camello usado por Nicole Kidman en “La reina del desierto” o visitar el faraónico set de la película francesa de 2002 “Asterix y Obelix conocen a Cleopatra” o las fortificaciones que Ridley Scott construyó para recrear la Jerusalén medieval de la cinta “El reino de los cielos”, de 2005.

Marruecos fue alguna vez escenario de numerosas películas bíblicas, pero hubo un período en que se dejó de filmar ahí. Ahora que se pusieron nuevamente de moda las cintas sobre temas bíblicos, el reino está de nuevo en el candelero. En determinado momento a mediados de año, hubo tres actores haciendo de Jesús en distintas producciones, todos alojados en el principal hotel de Uarzazat, agregó AP.

El nuevo boom llega después de algunos años de poca actividad, a partir de la crisis financiera mundial de 2008. La agitación social de la Primavera Árabe de 2011, por otro lado, hizo que las compañías aseguradoras descartasen filmar en el Medio Oriente. Marruecos, no obstante, está siendo usado como escenario de nuevo.

El reino tienen la gente y los paisajes necesarios para satisfacer toda filmación con temas del desierto y no registra las tensiones políticas de otras naciones de la región.

Comentarios

Comentarios