La mordida es cultural, pero… ¿dónde está Genaro García Luna?

Tenemos el más alto índice de funcionarios públicos que piden mordida y el más alto índice de tolerancia social a al soborno. Aquí no hay que echarnos culpas sino modificar conductas. Todos, funcionarios públicos y ciudadanos debemos hacernos cargo. Sin embargo, la corrupción no se reduce solamente a sobornos. La impunidad y el tráfico de influencias también son corrupción y son únicamente responsabilidad del Gobierno.

Decían Les Luthier que: “Errar es humano… pero echarle la culpa al otro es más humano todavía”. En la entrevista realizada esta semana a Enrique Peña Nieto en Conversaciones a Fondo, el presidente dijo que la corrupción es un “tema cultural” que se alimenta tanto de funcionarios públicos como de la sociedad en general.

 

En algún sentido el Presidente tiene razón. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo publicó en su Informe Regional sobre Seguridad Ciudadana 2012 – 2014, una encuesta que nos coloca como el país con más altos índices de petición y justificación del soborno en América Latina:Captura de pantalla 2014-08-24 a la(s) 15.02.47

Estos datos pueden ser un indicador importante: tenemos el más alto índice de funcionarios públicos que piden mordida y el más alto índice de tolerancia social a al soborno. Aquí no hay que echarnos culpas sino modificar conductas. Todos, funcionarios públicos y ciudadanos debemos hacernos cargo.

Sin embargo, la corrupción no se reduce solamente a sobornos. La impunidad y el tráfico de influencias también son corrupción y son únicamente responsabilidad del Gobierno.

En la misma entrevista, Enrique Peña Nieto dijo que se necesitan denuncias y pruebas para actuar en contra de la corrupción y que su administración ha dejado claro ante todos, que se han emprendido acciones de investigaciónsin importar quién sea o a qué partido pertenezca: “Creo que donde ha habido elementos para actuar contra distintos personajes de la vida pública y de la vida privada la Procuraduría y este gobierno ha actuado en favor de la legalidad y del combate a prácticas donde hay presunción de corrupción”

El Presidente “cree” malEl más claro ejemplo es Genaro García Luna, quien fuera Secretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Calderón. Las denuncias y las pruebas en su contra son públicas y la administraciónde Enrique Peña Nieto no ha “actuado” en su contra.

En marzo del año pasado, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos presentó una denuncia en contra de García Luna por abuso de autoridad y otros delitos relacionados con el caso Cassez. En ese entonces el Procurador, Jesús Murillo Karam, declaró a los medios: “Me toca ver si ese mal manejo es producto de una actitud que pudiera constituir un delito, no se los puedo adelantar hasta que no tenga la certeza”. Un año y medio después y el Procurador sigue sin tener la “certeza” en su investigación, aunque tenga pruebas irrefutables como la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la que se determinó que efectivamente hubo un montaje armado por parte de la Policía Federal.

El caso de la doble muerte de Nazario Moreno, “El Chayo”, también es responsabilidad de Genaro García Luna. Al rendir informes falsos sobre su muerte cometió el delito de ejercicio indebido del servicio público, además de otros delitos contra la administración de justicia. Las pruebas las tienen Murillo Karam y Enrique Peña Nieto en sus manos. Que él siga libre es corrupción y no es cultural. El gobierno está errando y no pueden echarle la culpa a nadie más.

Por: Animal Politico

Comentarios

Comentarios