Viajar en México: además de costoso, peligroso

Untitled

Viajar por México siempre ha resultado, principalmente para los mexicanos, no solamente costoso, dado las altas tarifas que ofrecen las empresas de autobuses o aéreas sino además peligroso.

Cualquier nacional o extranjero que desee viajar por autobús por ejemplo automáticamente se arriesga ya sea a ser asaltado en carretera o bien a sufrir algún accidente, además de los ya de por si costosos boletos los cuales solo cuentan con descuentos ciertos grupos en periodos muy específicos y con requisitos en ocasiones difíciles de cumplir.

Por ejemplo si usted es estudiante solo durante las últimas dos semanas de julio y en semana santa, es decir, cuando hay un mayor flujo de turistas es válido dicho descuento, además de que en algunas lineas piden no solo una credencial vigente que ya de por si tiene un costo sino además certificados originales, etc.

Es como si las empresas solo trataran de cumplir el “requisito” de apoyar a ciertos sectores solo por la obligación de hacerlo.

Además de lo anterior empresas como Omnibus de México, Estrella blanca, entre otras cuentan con subsidios carreteros lo cual les permite generar todavía ganancias multimillonarias.

Una especie como de “redondeo” que hacen por ejemplo algunas empresas comerciales que deducen impuestos y al final se jactan de ser dadivosas.

En el transporte de autobús de pasajeros por ejemplo de 2002 a 2012 los accidentes y fatalidades aumentaron en más de 4 veces, mientras que en automóvil casi el doble en la misma fecha.

“Los camiones que ya no les sirven los utilizan para otras empresas por eso tienen tantos accidentes en la carretera y en contra de esto no ha hecho nada el gobierno federal, les siguen permitiendo que viajen con camiones viejos y en malas condiciones”, había dicho desde el 2008 el coordinador en Juárez de la Federación de Organizaciones del Autotransporte de Turismo, Similares y Conexos de la República Mexicana, Salvador Parra.

Los asaltos también están a la orden del día, desde la llamada “Guerra contra el narcotráfico” emprendida por el Presidente Felipe Calderón, de 2002 a 2012 los asaltos a autobuses de pasajeros aumentaron en más de 5 veces.

En lo que respecta a camiones de carga México está considerado por el Banco Mundial como “un país de alto riesgo”.

El valor por carga robada crece en promedio 30 por ciento año con año y rebasó este índice hasta llegar a 38 por ciento, en 2012.

En el transporte público de áreas metropolitanas la Encuesta Nacional de Victimización arrojó datos que indican que el número de víctimas ascendió a más de 18 millones y medio en el año 2012.

La encuesta mostró también que la ciudadanía no denuncia, entre otras razones, por desconfianza en las autoridades.

Además México es de los pocos países en el mundo que cobra por cada tramo carretero y el país que cuenta con algunas de las casetas más caras del mundo, como por ejemplo la llamada Autopista del Sol. Lo anterior sin incluir el multimillonario rescate carretero durante la crisis de 1995.

En el caso de las empresas de aviación para muchas personas, hoy en día volar no es un lujo sino una necesidad.

Por ejemplo VivaAerobus aerolínea regiomontana se promociona con el slogan: “La Línea Aérea De Bajo De Bajo Costo De México” que de manera casi inmediata atrae a sus clientes.

Si bien es cierto que ofrecen precios bajos al mercado, tambien es cierto que brindan un pésimo servicio donde destaca: Retrasos, cancelaciones de vuelos y de rutas sin previo aviso, incidentes por su flota de aviones, entre otras cosas.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) alertó a la población sobre la publicidad engañosa de la aerolínea que anuncia que el costo del boleto es de un peso, a pesar de que es una mentira y una práctica recurrente entre este tipo de empresas.

Esto es una práctica común en la industria de la aviación, que el precio publicitado no esté disponible, sea mayor o esté sujeto a condiciones que pueden ser medios de pago, determinadas tarjetas de crédito o a la compra por Internet; así como a ciertas fechas u horarios”.

Al momento de hacer una reservación poco a poco se va desglozando el verdadero costo del boleto, que el seguro de viajero, que el pase de abordar prioritario, entre otras cosas que al final elevan el costo del pasaje.

Sin olvidar también que, el servicio abordo es nulo y las sobrecargos te venden lo que gustes consumir, pero este no es el problema; el problema esque el costo de los productos es bastante elevado.

Cabe destacar que algunos de los dueños de estas empresas se encuentran en las listas de los empresarios más influyentes, además algunos de sus dueños como Roberto Alcántara Rojas, propietario de VivaAerobús fue el mismo empresario que adquirió el extinto Bancrecer durante el gobierno del ex presidente Carlos Salinas, entidad que posteriormente fue rescatada con fondos públicos después de la crisis de 1995.

Bancrecer fue vendido a Alcántara en agosto de 1991, quien encabezó un grupo de alrededor de 4 mil accionistas que pagaron 425 millones de pesos, equivalentes entonces a 120 millones de dólares. Para evitar su quiebra, el gobierno del ex presidente Ernesto Zedillo lo rescató mediante la inyección de recursos públicos por un equivalente a 9 mil 500 millones de dólares de entonces.

Comentarios

Comentarios