Promueve emprendedor rarámuri las tradiciones entre los suyos

Durante la entrega de apoyos económicos del Programa para el Desarrollo Integral de las Culturas de los Pueblos y Comunidades Indígenas (Prodici), destacó el discurso del joven de origen rarámuri, José Adolfo Fierro, quien habló a nombre del grupo de beneficiarios de la edición 2018 en la ceremonia celebrada el 22 de noviembre.

“Si estamos aquí es porque nuestros proyectos son de gran valor cultural para nuestras comunidades. Conocimiento no nos falta, pero a veces no tenemos el recurso para desarrollar nuestras ideas y nuestros sueños; si tuvimos la oportunidad de que nos apoyen, vamos a hacerlo bien”, expresó.

José Adolfo es originario de Sojahuachi, comunidad del municipio de Bocoyna, y en el año 2017 se hizo también acreedor a un estímulo del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc), gracias a un proyecto para el rescate de la técnica artesanal de tejido a base de lana de borrega, el cual culminó en días recientes con una exhibición de los trabajos realizados en los talleres derivados de esta importante iniciativa.

“Yo quería rescatar las técnicas que se han utilizado en mi pueblo por muchos años, y como mi tía tiene un taller de costura, de ahí se nos ocurrió enseñar a toda la comunidad. Ahora queremos poner una tienda de artesanías con los trabajos que hace toda la gente que aprendió”, comenta.

Otro factor que lo impulsó a desarrollar proyectos culturales en beneficio de su comunidad fue la necesidad de crear empleos, además de inculcar el espíritu emprendedor en niñas y niños y alejarles de ociosidad y los vicios.

Este año, José Adolfo se hizo acreedor al estímulo Prodici con una propuesta diferente: la creación de videos documentales que registrarán los conocimientos ancestrales y prácticos del pueblo rarámuri.

“He grabado testimonios e historias de la gente de mi pueblo, y quiero aprovechar este material para que la gente conozca nuestra cultura y que esté al alcance de los jóvenes”, describió.

Y es que José Adolfo ha aprendido de manera autodidacta a grabar y editar video, para luego utilizar plataformas digitales para compartir estos materiales, y con el apoyo económico que recibió, adquirirá equipo de video para mejorar la calidad de sus trabajos.

“Hay muchas personas interesadas en participar que no hablan, pero no es porque no quieran hablar, sino porque no saben; a esas personas hay que hacerlas hablar”, compartió durante su discurso invitando a la concurrencia a sumar más miembros a sus proyectos con el fin de hacerlos crecer.

 

Comentarios

Comentarios