Holanda prepara la coronación de sus nuevos reyes.

Captura de pantalla 2013-04-28 a la(s) 10.12.27Los holandeses ultiman los detalles para que en dos días, tras la abdicación de la reina Beatriz, sus príncipes herederos, Guillermo-Alejandro y Máxima de Orange-Nassau, tomen el relevo generacional y se conviertan en los próximos reyes de Holanda.

El 30 de abril, el ‘Día de la Reina’, es la fecha elegida por Beatriz para ceder la corona a su hijo Guillermo-Alejandro, el príncipe de Orange, y su esposa, la argentina Máxima Zorreguieta.

Pero las celebraciones comenzarán mañana con una cena de gala que se celebrará desde las 20.00 locales (18.00 GMT) en el Rijksmuseum.

Al convite acudirán personalidades de las casas reales de todo el mundo como los Príncipes de Asturias, Felipe y Letizia; Haakon y Mette-Marit de Noruega; Carlos y Camilla del Reino Unido y los príncipes Naruhito y Masako de Japón, a los que la reina Beatriz obsequiará con una visita al recién reabierto ‘Museo del Reino’.

A las 08.00 GMT del martes comenzará la ceremonia en el Salón de Moisés del Palacio Real de Ámsterdam, también conocido como el Salón de los Padres de la Ciudad, en el que la todavía reina de Holanda pronunciará un breve discurso que pondrá punto final a un reinado de 33 años.

En el momento en que Beatriz, Guillermo-Alejandro y Máxima, así como el resto de los testigos presentes en el acto, hayan firmado el ‘Acta de Abdicación’, el matrimonio se convertirá en reyes de los Países Bajos, mientras que Beatriz pasará a ser princesa de los Países Bajos.

La pequeña Catalina-Amalia, de nueve años, será nombrada princesa de Orange y ocupará el primer lugar en la sucesión del trono.

Sobre las 08.30 GMT Guillermo-Alejandro y Máxima saludarán a los holandeses por primera vez como reyes desde el balcón del Palacio Real de Ámsterdam, acompañados por Beatriz, y el rey dirigirá unas palabras a las cerca de 20 mil personas que se espera que se reúnan en la Plaza de Dam.

El himno nacional pondrá el broche al discurso del nuevo rey, tras lo que la nueva princesa heredera y sus hermanas, las princesas Alexia y Ariane, se unirán a su familia en el balcón.

Posteriormente, la familia real se dirigirá a la Iglesia Nueva (Nieuwe Kerk) para celebrar la ceremonia de investidura, a donde llegará el rey acompañado de un cortejo, que portará un baldaquino de redes blancas que, se cree, es un recuerdo del desembarco en las playas de Scheveningen en 1813 del entonces futuro rey de Holanda Guillermo I.

“Juro (prometo) ante los pueblos del Reino observar y respetar siempre el Estatuto del Reino y la Constitución”, serán las primeras palabras que Guillermo-Alejandro pronunciará previsiblemente en su discurso de investidura, en el que también se comprometerá a defender el territorio del país y la libertad y los derechos de los holandeses.

Guillermo-Alejandro no será coronado, en el sentido literal, ya que los reyes de Holanda nunca llevan corona a lo largo de su reinado, pero sí portará el manto real sobre un frac negro con corbata blanca.

Se trata de una prenda centenaria que han llevado todos los monarcas holandeses desde el siglo XIX y que ha sufrido múltiples transformaciones para ser adaptada a cada uno de ellos.

Durante la investidura, la corona y las otras insignias reales permanecerán sobre una mesa junto a una Constitución y al Estatuto del Reino: el cetro, que simboliza la autoridad del rey; el globo imperial, que representa el territorio del rey; la espada real, muestra del poder del rey; y el estandarte o pendón real, con el escudo holandés.

Sobre las 13.30 GMT se espera que el rey y la comitiva se dirijan al Palacio Real de Ámsterdam para celebrar una recepción para las misiones reales y extranjeras.

Dos horas más tarde, el rey y la reina escucharán la “canción del rey”, que precederá a la travesía real por las aguas del río Ij, tras la que asistirán con sus invitados a una fiesta final en el Muziekgebouw aan’t Ij.

El 30 de abril será también el último Día de la Reina, que a partir de ahora será el Día del Rey y se celebrará el 27 de abril porque es el cumpleaños de Guillermo-Alejandro, y dará paso a la primera “Noche del Rey”, durante la que los holandeses seguirán celebrando la coronación de sus nuevos reyes.

Fuente: Excélsior.

Comentarios

Comentarios