Iñaki Urdangarin, cuñado de Felipe VI tiene cinco días para entrar en prisión

La Justicia española dio hoy cinco días a Iñaki Urdangarin, cuñado del rey español Felipe VI, para entrar en prisión tras ser condenado en firme por corrupción, coincidieron en informar varios medios españoles.

El marido de la infanta Cristina fue condenado el martes por el Tribunal Supremo español a cinco años y diez meses de prisión por malversación, prevaricación y fraude, en otros delitos, por el escándalo de corrupción que a partir de 2010 puso en jaque a la monarquía española.

El ex deportista acudió hoy a la Audiencia Provincial de Palma, el tribunal que lo juzgó, entre gran expectación mediática y un importante dispositivo de seguridad para recoger la orden de ingreso en prisión. Minutos después salía de la sede judicial y se introducía en un vehículo.

Voló a la isla española de Mallorca desde Ginebra (Suiza), ciudad donde reside desde 2013 con su esposa y sus cuatro hijos.

La familia se mudó allí para tratar de evitar la presión mediática tras el estallido del llamado “caso Nóos”, un escándalo de corrupción que lastró a partir de 2010 la imagen de la monarquía española, entonces con Juan Carlos I a la cabeza.

Un año y cuatro meses después de ser condenado a seis años y tres meses de cárcel por prevaricación, fraude y malversación, entre otros delitos, el Tribunal Supremo rebajó en cinco meses esa pena en su sentencia firme, conocida este miércoles.

Pese a la rebaja, previsiblemente Urdangarin se convertirá en los próximos días en el primer familiar del rey que entra en prisión. Para evitarlo, podría recurrir ante el Tribunal Constitucional y pedir a la Justicia que se paralice la ejecución de la sentencia.

Según la sentencia del Supremo, “está acreditado” que Urdangarin, gracias a “la situación de privilegio que disfrutaba como consecuencia de su matrimonio con una hija de quien era entonces jefe del Estado, constiguió mover la voluntad” de dirigentes públicos para sus negocios en el Instituto Nóos, una entidad ligada al deporte a través de la cual desvió fondos públicos.

Cuatro años después de que explotara el escándalo, el rey Juan Carlos I abdicó en su hijo Felipe. Con la llegada al trono del nuevo monarca, la infanta Cristina y su hermana Elena quedaron fuera del núcleo de la familia real.

Uno de los momentos más delicados para Urdangarin y la infanta Cristina fue cuando ambos tuvieron que sentarse en el banquillo de los acusados en 2016 en un juicio que acaparó la atención de medios de todo el mundo. La hermana de Felipe VI, acusada de dos delitos fiscales, fue absuelta por el tribunal de Palma.

El “caso Nóos”, la trama corrupta que salpicó a la monarquía española

El “caso Nóos” hizo temblar los cimientos de la monarquía española y sumió al rey Juan Carlos I en una crisis de imagen que lo llevó a abdicar en su hijo Felipe en junio de 2014.

La familia real española se vio vinculada a la palabra corrupción especialmente tras la imputación de la infanta Cristina, hija mediana de Juan Carlos y hermana del actual monarca español, Felipe VI.

Tras sentarse en febrero de 2016 en el banquillo de los acusados junto con su marido, Iñaki Urdangarin, fue absuelta.

Urdangarin, ex jugador profesional de balonmano, fue condenado a seis años y tres meses de prisión por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencia y dos delitos contra el fisco.

La Justicia española investigó los negocios que hizo entre los años 2003 y 2006 al frente del Instituto Nóos, una organización vinculada al mundo del deporte y en teoría sin ánimo de lucro que el ex deportista creó junto con Diego Torres, uno de los profesores que había tenido en un máster en negocios.

A ambos, imputados por el juez José Castro, se los acusó de haberse apropiado de casi seis millones de euros de dinero público, cifra que procedía sobre todo de contratos con los gobiernos regionales de las Islas Baleares y de Valencia (este).

El caso se resume básicamente en el supuesto aprovechamiento del prestigio de la Casa Real por parte de Urdangarin de su socio para lograr suculentos contratos adjudicados a dedo.

Los servicios se contrataban por precios desorbitados, muy por encima del coste real, y también se facturaban servicios ficticios. Que Urdangarin fuera el yerno del entonces rey de España fue la clave de ese trato de favor, según el juez.

El “caso Nóos” es una de las piezas separadas que salieron del “caso Palma Arena”.

Las irregularidades de Urdangarin aparecieron cuando el juez Castro investigaba cómo se dobló el coste de la construcción de un centro polideportivo, un caso por el que el ex ministro y ex jefe del gobierno regional balear Jaume Matas fue ya juzgado y condenado.

Un alto porcentaje de esos casi seis millones de euros presuntamente malversados por Nóos acabó en empresas privadas de los dos socios.

Una de las sociedades en las que más dinero entró por supuestos trabajos encargados por el instituto fue Aizoon, de la que Cristina era copropietaria junto con su marido. Cristina formaba parte también de la junta directiva del Instituto Nóos.

El juez la consideró sospechosa de haber sido “cooperadora necesaria” en dos delitos fiscales presuntamente cometidos por su marido. La infanta pidió ser absuelta alegando que firmó “sin pedir explicaciones” los escritos que le presentó Urdangarin.

En diciembre de 2015, el magistrado mandó a ambos al banquillo de los acusados junto con otras 15 personas, entre ellas algunos ex funcionarios del Gobierno regional de Baleares. El juicio arrancó en enero de 2016 y duró casi seis meses, hasta el pronunciamiento del tribunal en febrero de 2017.

Crónica del escándalo que puso en jaque a la monarquía española

El escándalo del “caso Nóos” supuso un golpe para el reinado de Juan Carlos I en España, quien abdicó en 2014 en su hijo Felipe. Hoy, el cuñado del actual monarca recogió la orden de ingreso en prisión. Tiene cinco días para entrar en un centro penitenciario.

A continuación, dpa detalla cronológicamente una serie de hitos sobre el caso de corrupción y el proceso judicial:

– 1999: Se funda el Instituto Nóos, una entidad que en 2003 comienza a recibir encargos de administraciones públicas.

– 2004: El ex jugador de balonmano Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina, es nombrado administrador de Nóos. Su socio es Diego Torres, uno de los profesores que tuvo en un máster de negocios. La organización recibe encargos de los gobiernos regionales de Baleares y la Comunidad Valenciana para organizar eventos relacionados con el mundo del deporte.

– 2005: Rumores sobre actividades ilícitas del Instituto Nóos.

– 14 de junio de 2006: Urdangarin deja el Instituto Nóos después de que el rey Juan Carlos le conmine a hacerlo, si bien para entonces ha montado ya con Torres un entramado de fundaciones y sociedades del que no se desvincula, según la investigación judicial.

– 2008: El juez José Castro y el fiscal Pedro Horrach comienzan la investigación del “caso Palma Arena”, que gira en torno a un complejo polideportivo cuyo coste se dobló y que apunta a posibles acciones delictivas del entonces jefe del Gobierno regional de Baleares, el ex ministro español Jaume Matas (hoy condenado).

– Julio de 2010: El juez Castro abre una pieza relativa al Instituto Nóos, dentro del proceso por el “caso Palma Arena”.

– Junio de 2011: Diego Torres es imputado.

– Noviembre de 2011: Se registra la sede del Instituto Nóos en Barcelona. El juez Castro sostiene que Urdangarin y Torres utilizaron presuntamente varias sociedades para “apoderarse de fondos públicos”.

– Diciembre de 2011: Urdangarin es imputado. Días antes, la casa del rey lo aparta de la agenda oficial por un comportamiento “no ejemplar” y con él, “de facto”, a la infanta Cristina.

– Febrero de 2012: Urdangarin declara por primera vez ante el juez. Vierte toda responsabilidad sobre su ex socio Diego Torres y desvincula a la infanta Cristina.

– Febrero de 2013: Urdangarin declara como imputado por segunda vez y desvincula a la casa real del caso de corrupción. Semanas antes, la casa real retira de su página web las referencias al ex deportista.

– Abril de 2013: La infanta Cristina es imputada por el juez Castro, que la considera cómplice y cooperadora necesaria en los presuntos delitos fiscales cometidos por su marido. Un mes más tarde, la Audiencia Provincial de Palma anula la imputación.

– Enero de 2014: El juez Castro imputa de nuevo a la infanta Cristina. Días después, el fiscal Horrach acusa al magistrado de apoyarse en una “teoría conspiratoria” para investigarla.

– Febrero de 2014: La infanta Cristina se convierte en el primer miembro de la familia real en ser interrogado por un juez. Comparece durante siete horas ante Castro y se desvincula de la presunta trama de corrupción asegurando que “confiaba” en su marido.

– Junio de 2014: El juez cierra la instrucción del caso, procesando a la infanta y a su marido junto a otras personas. Para entonces, el padre de Cristina, Juan Carlos I, ha abdicado ya en su hijo Felipe.

– Diciembre de 2014: El juez Castro manda al banquillo de los acusados a la infanta Cristina como presunta cooperadora de los delitos fiscales que cometió su marido, quien también será juzgado.

– Mayo de 2015: El juez Castro eleva los cien tomos y más de 76.000 folios de sumario del “caso Nóos” a la sección primera de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca.

– Junio de 2015: El rey Felipe VI retira a su hermana el título de duquesa de Palma de Mallorca, que le fue otorgado por su padre en 1997. Se trata de un hecho inédito en la familia real española.

– Enero de 2016: Entre gran expectación mediática, el día 11 comienza el juicio del “caso Nóos” con 17 personas en el banquillo de los acusados, entre ellas, Urdangarin y la infanta Cristina.

– Febrero de 2016: El día 26 Urdangarin comienza su declaración ante el tribunal tras la comparecencia de su socio, Diego Torres.

– Marzo de 2016: El día 3 la infanta Cristina niega ante la Justicia cualquier intervención en el Instituto Nóos y subraya su confianza en la inocencia de su marido.

– Junio de 2016: El juicio queda visto para sentencia.

– Febrero de 2017: Cristina de Borbón es absuelta de los dos delitos fiscales de los que se la acusaban, con la obligación de pagar una multa de 265.000 euros. Iñaki Urdangarin es condenado a seis años y tres meses de prisión y su ex socio, a ocho años y medio.

– Marzo de 2018: El Tribunal Supremo empieza a analizar los recursos interpuestos por Urdangarin, quien pide la anulación de la condena de la Audiencia de Palma, y por la Fiscalía, que reclama aumentar a diez años la pena impuesta.

– Junio de 2018: El Supremo rebaja levemente la condena a Urdangarin hasta los cinco años y 10 meses de prisión. La Audiencia de Palma, encargada de ejecutar la sentencia firme, cita al cuñado del rey, a Torres y al ex ministro Mata para entregarles la orden de ingreso en prisión.

 

Fuente: DPA

Comentarios

Comentarios