La corredora rarámuri Lorena Ramírez gana el tercer lugar en ultramaratón europeo

La corredora rarámuri Lorena Ramírez obtuvo el tercer lugar en la categoría senior –18 a 39 años– en la competencia Cajamar Tenerife Bluetrail, al hacer los 102 kilómetros en 20:11:37, el quinto mejor tiempo de la general femenina.

De acuerdo con un reporte de Verne El País, la mexicana -nacida en la Sierra Tarahumara y conocida por correr con huaraches y el vestido original de la región- logró esa meta en la competencia que atraviesa el Parque Nacional del Teide -entre la Isla de Tenerife-Canarias y España-, a más de tres mil 500 metros de altitud, en la que participaron dos mil 400 corredores de 38 países.

Lorena Ramírez fue la primera mujer rarámuri que compitió en un ultramaratón en Europa. Y es que la organización de la Tenerife Bluetrail la invitó en 2017 después de que ganó una carrera de 50 kilómetros en Tlatlauquitepec, Puebla. El año pasado, tuvo que abandonar la carrera tras 55 kilómetros recorridos debido a un fuerte dolor en la rodilla.

Tanto el año pasado como este, en la competencia también participó su hermano Mario, quien el pasado sábado completó el recorrido en 16:31:20 y terminó en el puesto 22 de la general. De la misma forma, su hermana pequeña, Juana, alcanzó el lugar 15 de la categoría femenina de la trail de 67 kilómetros.

La nota de Verne El País recuerda que “rarámuri” significa “pies ligeros” o los “corredores a pie”. Además, retoma una entrevista que hizo a los hermanos Ramírez en la que contaron que su rutina incluye caminatas y escaladas por el monte. “Cuando eran niños, podían caminar durante cinco o seis horas siguiendo a sus cabras o acompañando a su padre al pueblo más cercano para comprar comida”, asegura.

Con ese nivel de actividad física, Lorena ha conseguido buenos resultados, incluidos el Ultramaratón de Tlatlauquitepec, un tercer puesto en el de Caballo Blanco (2016) y un cuarto en el de Cañones (2015). Su éxito la llevó a protagonizar un videoclip del cantautor uruguayo, Jorge Drexler.

Otro elemento que destaca el texto es la técnica “muy depurada” con la que corren los rarámuris: sus sandalias, que son completamente planas y que usan desde que niños. “Corren aterrizando sobre el mediopié en lugar de con el talón, un método que da mejores resultados y que a muchos profesionales les cuesta años dominar. Eso sí, no hay plan de entrenamiento formal, más allá de su día a día”.

Comentarios

Comentarios