Viernes 13: ¿Por qué es la fecha “más temida” del calendario?

Las películas de terror y misterio tienden a ser moda conforme se acercan ciertas fechas de estrenos o memorias, el viernes 13 nunca es excepción.

Iniciando como un dicho común sobre que fue el viernes 13 el día de la crucifixión de Cristo y el día 13 de octubre cuando quemaron a los templarios por la inquisición, el apelativo del número 13 ha sido constante en el anuario de la mala suerte generando hasta una fobia a partir de la superstición.

Las películas no han quedado fuera de la expresión incluyéndose varias de estas ideas sobre la mala suerte en el set, los números o incluso los temas.

La historia y las supersticiones están mucho más relacionadas de lo que parece en un principio. El viernes trece guarda un origen mucho más tenebroso que las típicas supersticiones de la actualidad. Todo se remonta hasta el viernes 13 de octubre de 1307, un época en la que el rey Felipe IV de Francia ordena la captura y la quema de todos y cada uno de los caballeros Templarios. La acusación bajo la que se someten es herejía, una de las más graves, sino la que más, de una época en la que las religiones lo eran todo para la sociedad.

Las torturas, los desmembramientos y las muertes sufridas se volvieron en contra de unos Templarios cuya existencia llegaría a su fin después de unos años en los que esta “caza de brujas” se convirtió en la más importante de las misiones de Felipe IV.

El hecho de los caballeros Templarios es el primero documentado, pero no el último, que se relaciona con el viernes 13. Una serie innumerable de desdichas han convertido a este día en una fecha señalada para los más supersticiosos.

Si seguimos con el ámbito de las religiones, esta fecha tiene una estrecha relación con el invitado numero 13 de la Última Cena de Jesucristo. Es decir, Judas, el apóstol número trece que traicionó a Jesús, según la Biblia, y que se define como el peor de los augurios para le creyente supersticioso. Sin olvidarnos que la propia crucifixión de Jesús tuvo lugar un viernes. Asimismo, en las antiguas creencias escandinavas, el número trece es el que simboliza el Apocalipsis.

Otro de los aspectos más destacados que ha conseguido imponer el viernes 13 como una fecha maldita es el conocido libro de Lawson. Se trata de una narración oscura relacionada con Wall Street cuyo protagonista genera bonanzas y caídas en el mercado para vengarse de sus enemigos, dejando a muchos en la miseria y la ruina.

Comentarios

Comentarios