Rechaza Vanuatu negociaciones para alojar base militar de China

Vanuatu, país insular del Pacífico del Sur, rechazó que negocie la instalación de una base militar de China en su territorio, como lo reveló hoy mismo un medio de Australia.

Las presuntas negociaciones informales entre Vanuatu y China para lo que sería la segunda base militar de Beijing fuera de su territorio, generaron revuelo en Asia Pacífico.

La australiana Fairfax Media informó la mañana de este martes el interés chino por instalar una base militar en Vanuatu, el cual había sido expresado de manera preliminar y previo a una propuesta formal.

Pese al carácter aún preliminar, el interes chino ya había sido discutido en Australia y Estados Unidos, añadía la información.

Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores de Vanuatu, Ralp Regenvanu, desmintó la versión por completo.

La canciller australiana Julie Bishop informó a su vez que funcionarios del país insular le habían asegurado la inexistencia de una propuesta formal, pero no aclararon si hubo pláticas extraoficiales.

También indicó que desconocía si China tenia ese tipo de planes, pero indicó que el interés de Beijing por involucrarse más en el Pacífico era real.

En una explicación de coyuntura, el think tank australiano Lowy Institute con sede en Sydney, dijo que de confirmarse el interés chino en una base militar, habría un motivo de preocupaión para la seguridad nacional australiana.

Precisó que en orden de importancia estratégica para China, las aguas del Pacífico del Sur se encuentran por debajo del Oceáno Índico.

En esas aguas China ya tiene rutas de comunicación con Djibouti -país del cuerno de África donde se encuentra su primera base militar- además de otras con Maldivas, Sri Lanka o Pakistán.

Por las rutas del Índico pasan los abastecimientos petroleros chinos, lo que explica su importancia para Beijing.

Sin embargo en las islas del Pacífico sur existen asentamientos chinos y Beijing podría estar diseñando operaciones para eventuales despliegues en caso de desastre y no necesariamente de guerra.

Pero tambien podría tener en mente retos de otro tipo, como la piratería en el Golfo de Adén o situaciones de emergencia en el Mar del Sur de China.

También podría tratarse de intentos chinos para el establecimiento de una presencia que le ayude a proteger actividades pesqueras o mineras en el fondo marino.

En ese marco, una base militar china en Vanuatu, a menos de dos mil kilómetros de las costas australianas, sería una amenaza a la seguridad nacional australiana.

Habría implicaciones para las posesiones estadunidenses en la región y sería una instalación que le permitiría recolectar información de inteligecia en casos de una crisis.

Comentarios

Comentarios