Presidente chino anuncia medidas “históricas” de apertura económica

Quienes se resistan a la apertura y la conectividad acabarán en el cajón del olvido de la historia, dijo hoy el presidente chino Xi Jinping quien también anunció medidas de apertura económica “históricas”.

Afirmó que en un mundo que aspira a la paz y el desarrollo, la mentalidad de la guerra fría y la suma cero está aún más fuera de lugar.

“Ponerse a sí mismo en un pedestal o intentar mantenerse inmune a circunstancias contrarias no llevará a nadie a ningún lado”, declaró Xi al pronunciar el discurso inaugural de la conferencia anual del Foro de Boao para Asia.

El mandatario inauguó este martes el foro cuyos trabajos terminarán mañana bajo el lema “Una Asia abierta e innovadora para un mundo de mayor prosperidad”.

Xi advirtió que la humanidad se enfrenta a una elección trascendental entre la apertura y el aislamiento, y entre el progreso y el retroceso.

Garantizó que este año se cumplirán las medidas que permitirán los límites de la participación extranjera en banca, valores y seguros, precisó un despacho de la agencia Xinhua.

Estableció que “China no busca el superávit comercial. Tenemos un deseo sincero de incrementar las importaciones y lograr un mayor equilibrio de los pagos internacionales en la cuenta corriente”.

Por ello adelantó que China acelerará la apertura del sector seguros, relajará las restricciones al establecimiento de instituciones financieras extranjeras en el país y ampliará el alcance de sus negocios.

También abrirá más áreas de cooperación entre los mercados financieros nacional y extranjero.

Recordó que ya se ha abierto básicamente el sector manufacturero, con un pequeño número de excepciones en las industrias de automóviles, barcos y aviones.

“Ahora estas industrias están en posición de abrirse. Lo que sigue es que reduciremos tan pronto como sea posible los límites a la inversión extranjera en estas industrias, en particular la automotriz”, sostuvo el presidente.

Reveló que explorará la apertura de puertos de libre comercio con peculiaridades chinas.

“Prestaremos la misma atención a las prácticas de ‘traer hacia China’ y ‘salir al exterior’, e incursionaremos en nuevos terrenos en la apertura de China mediante enlaces tanto hacia el este como hacia el oeste, tanto por la tierra como por el mar”, manifestó.

Anunció la reducción significativa de los aranceles a las importaciones de vehículos y algunos otros productos, y aseguró que China tomará la iniciativa para “expandir las importaciones”.

“En el pasado, China dependía de la concesión de políticas favorables para los inversionistas extranjeros, pero ahora vamos a tener que depender más de la mejora del ambiente de inversión”, afirmó el mandatario.

En la primera mitad del año terminará la revisión de la “lista negativa” sobre la inversión extranjera e implementará de forma generalizada el sistema de gestión basado en el trato nacional previo al acceso y la “lista negativa”.

“Mejoraremos el acoplamiento con las reglas económicas y comerciales internacionales, aumentaremos la transparencia, fortaleceremos la protección de los derechos de propiedad, defenderemos el imperio de la ley, estimularemos la competencia y nos opondremos al monopolio”, declaró.

En marzo, China creó varias agencias, entre ellas la Administración Estatal de Regulación del Mercado, como parte de una trascendental reorganización de las instituciones gubernamentales.

El próposito de dicha reorganización, según Xi, fue levantar los obstáculos sistemáticos e institucionales que dificultan que el mercado juegue un rol decisivo en la distribución de los recursos, así como facilitar que el gobierno desempeñe mejor su papel.

Cerró su discurso con el mensaje de que China espera que los países desarrollados dejen de imponer restricciones al comercio justo y razonable de productos de alta tecnología y flexibilicen los controles a la exportación de estos artículos a la nación asiática.

Comentarios

Comentarios