Hallada una foto con dos leyendas del Oeste juntas: Billy ‘The Kid’ y Pat Garret

La leyenda casi lo ha olvidado. El forajido Billy ‘The Kid’ y el sheriff Pat Garret fueron compañeros antes que enemigos mortales. Jugaban a las cartas, bebían whisky y no tenían problemas en fotografiarse juntos. Una imagen comprada hace seis años en un mercadillo de Carolina del Norte parece ahora confirmarlo. El ferrotipo, en manos de un abogado estadounidense que lo adquirió por 10 dólares, muestra supuestamente a las dos figuras del Lejano Oeste junto con un grupo de amigos malencarados. El paupérrimo e inculto Billy El Niño está de pie y sujetando lo que semejan unos billetes. Y en un extremo, sentado y con las piernas cruzadas, Garret con su aire gélido. Todos llevan sombrero e irradian la luz oscura de una vida salvaje.

La fotografía, que ha sido revisada por historiadores, estuvo durante años colgada en una casa de alquiler del abogado. Sólo cuando en 2015 se subastó por 5 millones de dólares una imagen de Billy The Kid jugando al croquet, su dueño volvió la mirada al ferrotipo y empezó a indagar quiénes posaban en ese rincón de la historia.

Las pesquisas llevaron hasta la identificación por expertos de ambos personajes. La imagen fue tomada entre 1875 y 1880 en Nuevo México, cuando Garret aún no había sido elegido sheriff ni había salido en pos del pistolero. Un tiempo convulso que posiblemente coincidió con la sangrienta guerra del condado de Lincoln. En este conflicto entre rancheros, Billy El Niño, cuyo verdadero nombre era William Henry McCarthy, acabó matando en plena calle mayor a dos agentes de la ley y huyendo a Texas.

El doble homicidio, junto con una larga historia de traiciones y poder, estuvo en el origen de la implacable persecución a que le sometió su antiguo compañero de juergas. Elegido para el cargo de sheriff de Lincoln en 1880, Garret organizó una partida para capturarle. No tenía otra escapatoria. El gobernador ofrecía una recompensa de 500 dólares y los poderosos de Nuevo México querían al cuatrero muerto.

Tras una fatigosa búsqueda, Garret capturó al forajido en Stinking Springs en diciembre de 1880. Fue entonces cuando la leyenda mostró del metal de su alma. A la espera de su ejecución, Billy The Kid mató a dos de sus guardianes y escapó de la prisión. Garret, un antiguo cazador de bisontes, volvió a la carga. El 14 de julio de 1881, dio con él en Fort Sumner, y al amparo de la noche, le mató.

Nunca se han logrado aclarar las circunstancias de la muerte. No se sabe con certeza si Billy estaba armado ni dónde cayó exactamente. Incluso hay quien ha especulado que consiguió huir. Pero para la leyenda, esa noche se selló uno de los grandes duelos del Oeste.

Al morir, Billy El Niño tenía 21 años y se le atribuían otros tantas muertes. Tras liquidarle, Garret vivió una dudosa gloria hasta que el 29 de febrero de 1908, a los 57 años cayó de un balazo en su rancho por una disputa de tierras. La foto que ahora ha emergido muestra a los dos antes de entrar en la historia. Mirando de frente a su destino.

 

Fuente: El País

Comentarios

Comentarios