IMSS provocó la muerte de un niño al darle quimioterapia sin diagnóstico confirmado

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) hizo una recomendación al IMSS luego de dar quimioterapia a un menor de dos años sin antes confirmar el diagnóstico para dicho tratamiento, lo cual derivó en la muerte del niño. Por su parte, el Instituto aseguró que la atención médica que le brindaron estuvo apegada a las Guías de Práctica Clínica correspondientes.

De acuerdo con la investigación hecha por la CNDH, hay evidencia de las violaciones a los derechos humanos, a la protección de la salud y a la vida, cometidas en agravio del niño, por parte del personal médico del Hospital General del IMSS en Coatzacoalcos.

Por esto hicieron una recomendación que incluye la reparación de los daños, además de apoyo psicológico gratuito para los padres del menor que deberá ser proporcionado por personal profesional especializado.

Además, será necesario que la institución tome “las medidas necesarias para verificar que en el Hospital General 36 del IMSS en Coatzacoalcos, Veracruz, cuente con personal suficiente, y la atención médica que se brinde sea oportuna, de calidad, y éticamente responsable”.

Sumado a esto tendrán que pagar por una cantidad de dinero establecida por la coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, por el concepto de compensación que deberá tomar en cuenta los daños morales provocados por las aflicciones y sufrimientos a los padres del menor.

La respuesta del IMSS fue asegurar que están comprometidos a respetar y proteger los derechos humanos, para lo cual llevan a cabo capacitaciones sobre derechos humanos en materia de salud para garantizar la calidad del servicio y “pleno respeto a los derechos humanos de nuestras usuarias y usuarios”.

Todo comenzó el 25 de febrero de 2012, cuando el menor de dos años y cinco meses llegó al servicio de urgencias del Hospital General de Zona 36 (Hospital General) del Instituto Mexicano del Seguro Social, ubicado en Coatzacoalcos, Veracruz.

La madre del niño lo llevó luego de que presentara fiebre, dolores musculares y articulares y gripa. Él permaneció por cerca de 20 horas sin que alguien le realizara los estudios correspondientes. Para el 27 de febrero se le practicaron estudios de laboratorio y los médicos diagnosticaron que tenía Leucemia Linfoblástica Aguda L2, por lo que iniciaron un tratamiento de quimioterapia.

Para el 3 de marzo de 2012, los médicos aseguraron que el niño estaba en buenas condiciones y lo dieron de alta para continuar el tratamiento en su casa. Sin embargo, tres días después la madre del menor decidió llevarlo al Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño en Villahermosa, Tabasco, donde fue internado debido a que se determinó que su salud era grave y el 7 de marzo de 2012 el niño falleció a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio.

Según unas notas revisadas por la CNDH, la atención médica del niño fue postergada debido a un problema administrativo, específicamente a que su vigencia de derechos estaba cancelada. Por eso tardaron dos días en atenderlo.

La misma comisión señaló que el diagnóstico se hizo de manera prematura y sin fundamento, ya que antes de establecer un tratamiento de quimioterapia el médico tratante debía confirmar el diagnóstico con estudios complementarios, lo cual se tarda entre tres a cuatro meses. Así, el tratamiento de quimioterapia deterioró la salud del menor lo que lo llevó a la muerte.

Información de Sin Embargo se utilizó para la realización de esta nota 

Comentarios

Comentarios