No dejaremos que se sigan aprovechando de Estados Unidos: Trump

Con la promesa de poner “a Estados Unidos primero”, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó el viernes un discurso en Vietnam para criticar los acuerdos multilaterales aprobados en la región y hacer un aparente reproche a China, arremetiendo contra prácticas comerciales que según dijo han dejado sin trabajo a ciudadanos estadounidenses.

“Desde este día en adelante, competiremos de forma justa e igual”, dijo Trump en un discurso en un encuentro de directores generales en la cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) en Danang, Vietnam.

En su discurso en la ciudad costera de Danang, dijo a los ejecutivos reunidos que estaba encantado de firmar acuerdos comerciales bilaterales, pero sólo si eran recíprocos y justos.

“Lo que ya no haremos es entrar en grandes acuerdos que nos atan las manos, someten nuestra soberanía y hacen un control significativo prácticamente imposible”, dijo el mandatario.

En una de sus primeras decisiones como presidente, Trump rechazó el amplio Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés). Su salida fue una decepción para muchos países de la región, incluido el anfitrión de la cumbre, Vietnam.

Los líderes de los otros 11 estados miembros del TPP, que representan en torno al 13.5 por ciento de la economía global, tenían previsto reunirse en un aparte de la cumbre de la Asociación de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) para buscar un acuerdo preliminar que no requiriera la participación estadounidense.

Pero las perspectivas de lograrlo quedaron en entredicho el viernes con el aplazamiento de la reunión. No se aclaró si los mandatarios habían renunciado a llegar a un acuerdo en Danang o seguían trabajando en cómo seguir adelante sin Estados Unidos.

Al mismo tiempo se está negociando otro acuerdo entre 16 estados, llamado Sociedad Económica General Regional. Incluye a China e India, pero no a Estados Unidos.

Trump también arremetió en su discurso contra prácticas abusivas que, afirmó, “perjudicaron a mucha gente en nuestro país”, describiendo “empleos, fábricas e industrias” que según dijo “se arrebataron a Estados Unidos y a muchos países” como resultado.

Sin mencionar a China por su nombre, el presidente alegó que Estados Unidos se ha atenido a los principios de la Organización Mundial del Comercio solo para ver cómo se aprovechaban países que ignoraron las normas y adoptaron prácticas dañinas como el dumping, la manipulación de divisas y los subsidios estatales a las mercancías.

“Ya no podemos tolerar estos abusos comerciales crónicos y no los toleraremos”, dijo.

En el discurso, Trump dijo que durante su visita había hablado “de forma abierta y directa” con el presidente de China, Xi Jinping, “sobre las prácticas comerciales injustas de China y el enorme déficit comercial que han producido en Estados Unidos”.

Trump dijo que el superávit comercial chino, que alcanzó los 223 mil millones de dólares en los 10 primeros meses del año, era inaceptable y repitió sus palabras del jueves, cuando dijo que no “culpa a China” ni a ningún otro país “por aprovecharse de Estados Unidos en comercio”.

Sin embargo, añadió que Washington “ya no hará oídos sordos a las infracciones, las trampas o la agresión económica”.

“Ya no toleraremos el descarado robo de propiedad intelectual. Haremos frente a las prácticas destructivas de obligar a las empresas a entregar su tecnología al estado y obligarlas a formar empresas conjuntas a cambio de acceso al mercado. Abordaremos la enorme subvención de empresas a través de empresas estatales gigantes que sacan del negocio a competidores privados, todo el tiempo”, dijo.

Todas son acusaciones que Estados Unidos ha dirigido contra China, lo que representa un brusco cambio de tono respecto al día anterior, cuando Trump cambió su agresiva retórica habitual por una aproximación más cordial a China en su intento de establecer una relación comercial más equilibrada.

“En los últimos años, a Estados Unidos se le ha recordado una y otra vez que la seguridad económica no está simplemente relacionada a la seguridad nacional. La seguridad económica es seguridad nacional. Es vital para la fuerza de nuestra nación”, afirmó.

El mandatario también mantuvo su dura retórica contra Corea del Norte y su desarrollo de armas nucleares y de misiles balísticos, como ha hecho durante el resto de su gira.

“El futuro de esta región y su hermoso pueblo no debe ser un rehén de las retorcidas fantasías de un dictador de conquista violenta y chantaje nuclear”, dijo.

La cumbre de la APEC es una de las citas que tiene previstas Trump durante su primera visita oficial a Asia. Será un cambio de ritmo para el presidente, que ha pasado la mayor parte de la semana disfrutando de elaboradas ceremonias de bienvenida y banquetes, y reuniéndose con los mandatarios de Japón, Corea del Sur y China.

Su agenda del viernes incluía un acto de bienvenida para los jefes de gobierno que asisten a la cumbre y sus cónyuges, así como una cena de gala y un espectáculo cultural, antes del inicio de las conversaciones formales el sábado.

Comentarios

Comentarios