Si te gustan estas dos canciones, podrías ser un psicópata sin saberlo

Un nuevo estudio científico trata de establecer una relación entre gustos musicales y psicopatía. Y viene con playlist

El cine ama a los psicópatas. Su complejidad psicológica ha servido para dibujar algunos de los personajes más memorables de la historia del séptimo arte. Y si algo transmiten los mejores thrillers jamás filmados es esa impresión de que los mejores psicópatas siempre son hombres de inteligencia sublime y gustos culturales sofisticados. Porque, ¿qué escuchan el drugo Alex, Hannibal Lecter o el Patrick Bateman de American Psycho? ¿Estopa? ¿Luis Fonsi? ¿ Marilyn Manson? No, clásica, música erudita, “música culta”, que le dicen algunos. Eso es lo que nos han hecho creer… Pero es mentira.

En un estudio aún no publicado, investigadores de la Universidad de Nueva York han tratado de establecer un vínculo entre gustos musicales y tendencias psicópatas. Lo han hecho cotejando los cuadros psicológicos de 200 personas con una lista de 260 canciones que esas personas han tenido que puntuar en función de sus preferencias, desde un “preferiría escuchar roncar a mi gato” a “me lo pondría en repeat mientras trabajo”. Luego sumaron resultados y…

Sí, No Diggity. Según estos científicos, las personas que más alto puntuaron en los test de psicopatía resultaron gozarlo mucho escuchando esta canción de Blackstreet. Otra de las preferidas por la gente con una personalidad psicopática fue Lose Yourself, clásico ‘motivacional’ de Eminem. R&B y rap de radiofórmula. Nada de clásica. Tampoco death metal o screamo o grindcore o cualquier otra música “cabreada”. Otro mito que se va por el desagüe.

 En el extremo contrario, los individuos con personalidades cero psicópatas demostraron una mayor propensión a escuchar —y disfrutar— cosas como el clásico My Sharona de The Knack o Titanium de Sia.

Aunque a nosotros estas correlaciones nos suenan ridículas y espurias, los investigadores creen que la música podría llegar a ser una herramienta para “identificar psicópatas”, aunque para eso harían falta muchos otros estudios que profundicen en la materia.

“Lo bonito de esta idea es que podrías usarlo [un playlist] como test sin el consentimiento, la cooperación e incluso el conocimiento de la gente que está siendo examinada”, cuenta Pascal Wallisch, investigador jefe del estudio.

Wallisch habla, por ejemplo, de confeccionar un playlist hecho al gusto de psicópatas e insertarlo en las plataformas de streaming para luego recavar datos e investigar a los usuarios que más lo estén escuchando.

Las cuestiones éticas alrededor de algo así son muy peliagudas, pero también lo es tener a un psicópata como jefe, o tener a un psicópata en cualquier posición de poder”, matiza Wallisch. “No quieres a tener a estas personas en posiciones en las que pueden causar mucho daño. Necesitamos una herramienta para identificarles sin su cooperación o consentimiento”.

No Diggity y Lose Yourself son las dos canciones que los investigadores han nombrado como ejemplo de las más populares entre las personalidades psicopáticas. Existen otras, aseguran, que funcionan aún mejor que esas como predictores de psicopatía. Esas prefieren mantenerlas en secreto para usarlas en próximos estudios, más ambiciosos, sobre lo mismo.

“Los medios retratan a los psicópatas como lunáticos con hachas y asesinos en serie, pero la realidad es que no son tan obvios; no son como el Joker de Batman”, nos recuerda Wallisch. “Podrían estar trabajando en la mesa de al lado, y no te darías cuenta. Son como materia oscura psicológica”.

Comentarios

Comentarios