Cae en Tlaxcala chofer de Cabify por desaparición de universitaria

La Fiscalía General Estatal informó que, con el apoyo de autoridades de Tlaxcala, detuvo este día a Ricardo “N”, chofer de la unidad de servicio Cabify, por su presunta participación en la desaparición de la estudiante de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP) Mara Fernanda Castillo Miranda.

Ricardo Alexis había acudido a declarar ante el Ministerio Público el sábado 9, y ahí había asegurado que la madrugada del viernes 8 llevó a la joven desde un bar en San Andrés Cholula hasta su casa ubicada en el fraccionamiento Torres de Mayorazgo en esta ciudad, y que la joven se había bajado en su destino sin mayores contratiempos.

Tras rendir su declaración, el chofer del Chevrolet Sonic, placas UAY 6418, fue puesto en libertad, pese a que sus familiares lo señalaban como el principal sospechoso luego de que la joven nunca llegó a su domicilio.

Además, videos del sistema de vigilancia del conjunto habitacional mostraron que el conductor de Cabify permaneció estacionado por poco más de media hora frente al lugar sin que Mara Fernanda bajara del vehículo.

Hasta ahora, la Fiscalía no ha dado mayores detalles sobre los elementos para detener a Ricardo Alexis, ya que sólo confirmó a través de la cuenta de Twitter de la dependencia que el chofer fue aprehendido en Tlaxcala.

Organizaciones que integran la Mesa de Seguimiento de Solicitud de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres de Puebla emitieron un comunicado para exigir a la Fiscalía que igual investigue la desaparición de Sarahí Ávila Arellano, ocurrida el 2 de agosto en esta ciudad.

Encabezados por el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, de la Ibero Puebla, las organizaciones alertan que de enero a junio de este año se presentado 249 casos de desaparición de mujeres.

“Esta vez es Sarahí, pero antes han sido Karla, Paulina, Olga Nayeli, Samaí, Nohemí, Isarve y los 249 de casos de mujeres desaparecidas que cuenta en sus registros la Fiscalía General del Estado de Puebla, tan sólo de enero a junio de 2017”, señalan las ONG.

“Una vez más la dilación y la falta de mecanismos para actuar de manera efi­ciente ante la desaparición de mujeres siembran indignación y nos obligan a levantar la voz para denunciar la incapacidad de la procuración de justicia en la atención e investigación diligente a este tipo de delitos graves perpetrados contra mujeres”, agregan.

Las agrupaciones piden a las autoridades poblanas no desestimar ningún elemento de prueba ni línea de investigación que puedan desvirtuar los hechos, modus operandi o la comisión de delitos conexos, además de garantizar el acceso a la justicia de la víctima y de sus familiares.

El esposo de Sarahí, Rodolfo Celio Gutiérrez, fue la última persona que la vio, pues supuestamente salieron juntos del domicilio conyugal en la colonia Prados de Agua Azul, la madrugada del 3 de agosto.

Según el esposo, Sarahí, de 26 años, se bajó del vehículo tras una discusión y tomó rumbo desconocido y que ya no supo más de ella.

Entre las organizaciones firmantes del comunicado están CADEM AC; el Centro de Análisis Formación e Iniciativa Social AC; Comaletzin AC; Colectiva Hablemos de Género; El Taller, Centro de Sensibilización y Educación Humana AC; Mutradh, Mujeres Trabajando por los Derechos Humanos, y el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos AC.

 

Fuente: Proceso

Comentarios

Comentarios