Familias separadas por frontera México-EU se abrazan durante 4 minutos

Decenas de familias separadas debido a las deportaciones desde Estados Unidos volvieron reunirse hoy en abrazos muy apresurados en el Río Bravo, en la mexicana Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso, en Texas.

El evento se llama “Abrazos, no muros” y fue organizado por la Red Fronteriza de los Derechos Humanos a la altura del Puente Negro, ubicado en el borde del río. Participaron 150 familias y agentes fronterizos y de la Policía custodiaron la zona.

Los participantes de Ciudad Juárez portaban camisetas blancas, mientras que los de El Paso vestían unas azules, como una seña que les permitiera identificar de qué lado pertenecían.

Tras una señal, las personas de cada lado se aproximaron corriendo, entre el fango del lecho del río, para gritar con emoción, abrazarse y tomarse fotografías. Fueron sólo cuatro minutos los permitidos.

Javier Duarte, residente de El Paso, acudió al lugar acompañado de su mamá para ver al hermano que hace un año fue deportado de Estados Unidos.

Previo a verlo, dijo que le parece injusto que las políticas migratorias que parece estar imponiendo el presidente Donald Trump separen a más familias mexicanas que llegan con la única esperanza de cumplir su “sueño americano”.

Por su parte, Fernando García, organizador del evento, señaló que la organización teme que estos reencuentros sean prohibidos en el futuro por el presidente Trump, una vez que avance la construcción del muro que ha prometido hacer en la frontera.

Comentarios

Comentarios