Carne podrida en Brasil, lo que hay que saber

El escándalo se conoció el viernes 17 a la mañana, cuando la Policía Federal irrumpió por sorpresa en decenas de frigoríficos. La Operación Carne Podrida reveló que muchas de esas empresas pagaban coimas a supervisores del área de sanidad del Ministerio de Agricultura, que autorizaban la venta de carnes vencidas y en mal estado.

Los investigadores descubrieron que en algunos casos hasta “maquillaban” las piezas de res para disimular el aspecto desagradable que tenían. El Gobierno resolvió revocar las licencias de exportación de los 21 frigoríficos involucrados, a la par que países como Chile y China anunciaron la suspensión de sus importaciones de carne brasileña.

A cinco días de la revelación del escándalo, éstos son los cinco datos que hay que saber para entender lo ocurrido:

1. Lo primero es que la pesquisa policial no involucra toda la carne que se vende en Brasil, sino la producida por un grupo específico de frigoríficos, que controlan alrededor de 1% del total de las exportaciones.

2. Por el momento, la policía sólo encontró carne en mal estado en una de las empresas que allanó, Peccin, que estaba sospechada de sobornar a supervisores para evitar controles. Otra de los involucrados es el frigorífico BRF, cuyo director habría pagado coimas para evitar que cierren una planta en Mineiros luego de que en Europa detectaran cargamentos con salmonella. Por su parte, JBS, compañía líder en la venta de carne de pollo, pagó para que le permitieran extender la fecha de vencimiento de productos que no había logrado vender.

3. Entre los síntomas que puede causar el consumo de estas carnes, los especialistas mencionan diarrea, vómitos y dolor de cabeza.

4. Para disimular la podredumbre de la carne se utilizaban productos químicos potencialmente dañinos para la salud. El ácido ascórbico, una de las sustancias detectadas, aumenta las probabilidades de contraer cáncer cuando se da un consumo prolongado.

5. De las declaraciones recogidas por las autoridades a lo largo de la investigación se desprende que es sólo la punta del iceberg y que las irregularidades por el sistema de sobornos a los controladores del Ministerio de Agricultura podrían involucrar a otros alimentos.

 

Fuente: Infobae

Comentarios

Comentarios