Los gobernadores de Chihuahua, Morelos y Nuevo León criticaron el acuerdo del gobierno federal por ‘gasolinazo’

El acuerdo para el Fortalecimiento de la Economía de la familias, firmado ayer por el presidente Enrique Peña Nieto y líderes sindicales y del sector empresarial, no fue bien visto por algunos gobernadores del país, quienes lo calificaron de insuficiente.

El presidente en turno de la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago), Graco Ramírez Abreu, aseguró en entrevistas radiofónicas que no conocían el documento, por lo que no pudieron haberlo suscrito.

Explicó que cuando salieron de la reunión de la Conago, aproximadamente a las 14:30 horas, se enteraron del acuerdo y de que supuestamente había sido consensuado por los mandatarios estatales.

“Me parece que hay que revisarlo bien y creo que había esperado con paciencia la integración de todas las organizaciones empresariales para sacar un acuerdo que sumara a todos”, dijo.

De la misma manera se manifestó el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, quien dijo que algunos los medios de comunicación habían anunciado que los gobernadores habían firmado el documento, pero que esto era mentira.

“Nosotros no estamos de acuerdo, no hemos sido convocados ni fuimos convocados a ese famoso acuerdo”, afirmó en un video en el que dijo que durante la reunión de la Conago manifestó su rechazo al incremento de la gasolina y que él buscará maneras para reducir el impacto negativo de esto en las economías de las familias en la entidad que gobierna.

“Que reduzcamos todo lo que sea posible reducir, que se reduzca el financiamiento público a los partidos políticos, que se reduzca el número de diputados y senadores, que el gobierno deje de gastar en comunicación”, aseveró el mandatario independente.

Por su parte, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, dijo que el acuerdo contiene propuestas loables, pero que carecen de acciones y compromisos concretos en algunos temas que generan descontento social, como lo es la corrupción y combate a la impunidad.

“Insistiré en que realmente se tomen medidas que puedan revertir los efectos del gasolinazo.

Pondremos en marcha un plan de austeridad y ajuste al presupuesto del gobierno del estado, para enfrentar el empobrecimiento que esta medida (gasolinazo) afectará”, afirmó.

Por separado, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) anunció que no firmaría el documento, pues considera que carece de consenso.

El Ejecutivo estatal de Chihuahua arremetió contra las explicaciones que han dado tanto el presidente Enrique Peña Nieto como otros funcionarios federales, en el sentido de que el aumento era inevitable por los altos precios internacionales del petróleo.

“No se justifican las explicaciones del diferencial de precios entre nuestro país y los de Estados Unidos, de donde importamos el 56% de las gasolinas. Expresé (en la reunión) que la irritación popular y las distintas manifestaciones son fruto de un acumulado de agravios de un régimen agotado, ya incapaz de combatir la corrupción y la impunidad y dar respuesta a los problemas de la gente”, dijo.

“No se puede estar en el dilema de gasolina o recorte a programas sociales, porque en todo caso debe hacerse un recorte en el gasto ordinario (…) Insistiré en que realmente se tomen medidas que puedan revertir los efectos del ‘gasolinazo’. Pondremos en marcha un plan de austeridad, para enfrentar el efecto negativo”, afirmó.

Comentarios

Comentarios