Guardia de seguridad casi dispara a la Reina de Inglaterra

LONDON, ENGLAND - MAY 27: Queen Elizabeth II proceeds through the Royal Gallery before the State Opening of Parliament in the House of Lords at the Palace of Westminster on May 27, 2015 in London, England. (Photo by Suzanne Plunkett /WPA Pool/Getty Images)

Todos nos hemos encontrado en esa situación donde estamos a punto de cometer un error que podría constarnos más de un “Wops, lo siento”. Ya saben, cosas casuales como: tirar el café en la computadora del trabajo, llamar a nuestra pareja con el nombre de alguien más o estar a dos segundos de aniquilar a la Reina de Inglaterra.

Cosas que pasan, ¿no?

Ok, ok, tal vez debamos empezar por contarles una historia antes de dar ejemplos como ese.

Resulta que, hace no mucho tiempo, Isabel II de Inglaterra no podía dormir, y por eso, salió a dar un rol nocturno por los jardines del palacio de Buckingham. Eran alrededor de las 3:00 a.m. y estaba oscuro, así que los guardias de seguridad en el lugar permanecían alerta; muy al tanto de cualquier amenaza que pudiera surgir de entre las sombras.

Mientras su majestad estaba caminando por ahí y ocupándose de sus propios asuntos, no se percató de que, a poca distancia de ella, uno de sus protectores la había confundido con un intruso y le estaba apuntando con su arma. Según reportó The Times, el sujeto se encontraba a nada de dispararle, pero prefirió gritar: “¿Quién es?” Sólo para darse cuenta de que, en efecto, estuvo a punto de enviar a la reina a darle un cordial saludo a sus ancestros.

Aliviado y al mismo tiempo asustado, el hombre bajó su arma. Segundos después, dijo: “¡Maldita sea, Majestad, casi le disparo!”

No estuvimos ahí para verlo, pero podemos apostar nuestro pellejo a que el guardia debió haber sudado frío. Eso sin mencionar que sus pantalones seguramente sufrieron cierto daño colateral.

Afortunadamente, nada malo pasó y todos pudieron seguir con sus vidas intactas. De hecho, la Reina Isabel II se tomó todo el asunto con mucho humor, porque respondió de muy buena gana lo siguiente: “Eso está muy bien. La próxima vez llamaré antes de salir a pasear para que no tengas que dispararme.”

Siempre hay que pensar dos veces antes de cometer acciones que podrían traer resultados desastrosos. ¿Se imaginan el escándalo que se hubiera armado si el guardia no hubiera gritado antes de disparar?

 

Fuente: Sopitas

Comentarios

Comentarios