Fuera del aula, 4.1 millones; estudio de la UNICEF

asdasdasd

En México, 4.1 millones de alumnos entre 3 y 17 años de edad están fuera de las escuelas debido a que son pobres, trabajan o deben migrar por cuestiones laborales de sus padres, problemática que no logra revertirse porque el gobierno federal carece de programas para que niños y adolescentes ingresen en el sistema educativo.

Así lo revela un estudio del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) titulado Niñas y niños fuera de la escuela. Capítulo México, donde se muestra que de cada 100 niños que ingresan al preescolar, 57 abandonan su educación antes de concluir el bachillerato.

“De cada 100 estudiantes que ingresan a la primaria, vemos cuántos van saliendo. En el transcurso de los seis años de primaria, de esos 100 salen 11; en el tránsito de los que concluyeron la primaria, pero no ingresan a la secundaria, son cuatro, y en ese tránsito en la secundaria se nos fueron 19 y perdemos otros tres que terminaron la secundaria, pero no ingresan a bachillerato.

“Y en el transcurso del bachillerato perdemos 20 y la suma final es de 57 estudiantes niños y adolescentes que no logramos que permanezcan en el sistema, a pesar de haber concluido el periodo anterior y contar con los requisitos para seguir su trayectoria educativa”, explicó Carmen López, durante la presentación del estudio.

Lo preocupante, señaló la especialista, es que México le ha dejado la reinserción escolar al INEA, el cual sólo atiende a mayores de 15 años, por lo que el gobierno no cuenta con programas enfocados a los niños y adolescentes, de modo que urgen más acciones específicas para los pequeños regresen a las aulas en la modalidad escolarizada.

El subsecretario de Educación Básica, Javier Treviño Cantú, admitió que los desafíos para lograr que esos niños regresen a las escuelas son muy complejos y no será sencillo, pero aseguró que la SEP empezó a implementar programas para evitar que los menores más pobres y niños indígenas dejen las aulas.

Para ello, explicó que se está aplicando el Sistema de Alerta Temprana, a fin de detectar a los niños más vulnerables y atender esos focos rojos, pero también se están fortaleciendo las becas y la entrega de útiles escolares en los municipios más pobres que forman parte de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Aseguró que en dos años podrán reducir ese problema que violenta el derecho a la educación, porque al estar fuera de las escuelas también tienen más riesgo de no ejercer otros derechos.

El estudio revela que el problema es mayor cuando el niño no entró a la escuela en la edad que le correspondía, pues “a mayor extra edad, es decir, a mayor cantidad de años sobre la edad normativa, es mayor el riesgo de que no culminen su trayectoria educativa”.

Comentarios

Comentarios