América prepara despedida del Temo

dasdasd

Tras casi nueve años de deambular por la MLS, la Liga de Ascenso y distintos clubes de la Primera División, Cuauhtémoc Blanco regresó al Club América para preparar su partido de despedida. En lo personal, admitió, lo hizo ilusionado por la posibilidad de retirarse con la playera azulcrema enfundada.

A las 10:30 horas, el ahora alcalde de Cuernavaca arribó a las instalaciones de Coapa acompañado por su guardia personal integrada por elementos del Ejército mexicano, aunque éstos se quedaron en los alrededores apenas rebasó la puerta de entrada.

Ya dentro, Blanco tuvo una presentación especial, como si se tratara de un fichaje. Apenas al entrar a la cancha se le vio charlar con Oribe Peralta y enseguida recibió la bienvenida de parte de los directivos Ricardo Peláez y José Romano. Tras un breve discurso, recibió una pamba por parte del plantel.

Una vez finalizado el protocolo, Blanco disputó un ligero interescuadras junto a Michael Arroyo y Jesús Moreno en la delantera, debido a que los titulares trabajaron en el regenerativo por haber jugado ante el Sounders en la Concachampions.

“Me sentí bien, la verdad que disfruté el interescuadras que tuvimos. Estoy contento, y deseo agradecerle al dueño del club y a la directiva por darme esta oportunidad de jugar un partido que había pedido”, comentó.

Blanco aprovechó las casi cinco horas que estuvo en el club para platicar con Ambríz y hacerle ver su compromiso de que se comportará a la altura en un partido oficial. Será titular, capitán (en detrimento de Rubens Sambueza) y disputará 30 minutos como mínimo con la intención de marcar algún gol.

“Depende también de cómo me vaya sintiendo, me siento bien físicamente porque estuve entrenando tres semanas. No quiero hacer el ridículo, quiero jugar bien, disfrutarlo y darle esa satisfacción a toda la gente”, aseguró el que es el segundo máximo anotador en la historia de las Águilas, detrás de Luis Roberto Alves.

El Cuau se dio tiempo para hablar de dos temas que han marcado los días recientes al plantel: la indisciplina, y también el de las constantes críticas que lanzan directivos de Chivas. En el primer punto aseguró que va a “tranquilizar” a sus compañeros, mientras que a José Luis Higuera, CEO de Grupo Omnilife, le respondió que lo que diga “ni le viene ni le va”.

El político abandonó las instalaciones sin mostrar el comportamiento que lo marcó en sus mejores años, cuando solía no corresponder al cariño de sus seguidores. Detuvo su camioneta para atender a la mayor cantidad de aficionados posibles y después se fue escoltado de nueva cuenta. Este viernes volverá a entrenar al parejo del equipo y se concentrará para el juego ante Morelia.

Comentarios

Comentarios