Gobierno de NL estudia veto de reforma a salud que da opción de atender o no a personas LGTB+

En medio de la polémica desatada por el Congreso de Nuevo León al aprobar una iniciativa que permite a los profesionales de la salud negarse a realizar algún procedimiento argumentando una “objeción de conciencia”, el Gobierno estatal anunció que dicha legislación será vetada por ser considerada como discriminatoria.

El pasado 15 de octubre, la mayoría de los legisladores locales aprobaron una la reforma de ley que le permitirá a médicos y enfermeras brindar o no el servicio médico a la comunidad conformada por lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBT+), practicar un aborto o alguna otra actividad que no sea acorde a su pensamiento.

Por su parte Manuel González Flores, secretario general de Gobierno en Nuevo León, aseveró que la administración estatal no permitirá que se generen actos de discriminación amparados en la ley.

“En el Estado vamos a vetar esa iniciativa, por supuesto que nos oponemos a una discriminación marcada en la ley”, expresó.

Además. el funcionario neoleonés insistió en que el deber de los profesionales de la salud es atender a todas las personas sin impòrtar su preferencia, condición o cualquier otra situación.

“Los médicos deben atender a toda la ciudadanía sea ésta cual fuese y la posición de un gobierno ‘garantista’ como éste es esa”, resaltó.

Finalmente, al ser cuestionado acerca de la labor de los legisladores de Nuevo León al aprobar dicha ley, el Secretario de Gobierno se negó a dar alguna reacción, sin embargo, reiteró que en el estado no tolerarán actos de discriminación.

El Congreso Local de Nuevo León, aprobó el pasado 15 de octubre la reforma de ley que le permitirá a los prestadores de servicio del sector salud hacer valer la objeción de conciencia para brindar o no el servicio médico u otro servicio que no sea acorde a su pensamiento.

La propuesta estuvo a cargo de la Comisión de Salud y Atención a Grupos Vulnerables quienes solicitaron reformar la Ley Estatal de Salud para hacer uso de la objeción de conciencia, lo que significa que cualquier médico del estado puede no atender a un miembro de la comunidad LGBTI o realizar alguna práctica u actividad que no comulgue con la ética, valores o religión que el profesional de la salud profese, sin que ello signifique una sanción legal o una violación a los derechos civiles de la persona.

“La objeción de conciencia es el derecho consistente en la negativa a realizar determinados actos o servicios derivados de una orden de autoridad o de una norma jurídica cuando éstos contradicen los propios principios éticos o morales,” reza el comunicado emitido por el Congreso local del estado

Fuente: SinEmbargo

Comentarios

Comentarios