Boris Johnson buscar celebrar elecciones anticipadas para desbloquear el Brexit

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, se debate entre intentar aprobar el acuerdo del «brexit» por una vía más lenta de la que esperaba o bien tratar de convocar unas elecciones anticipadas.

El jefe de Gobierno espera definir su estrategia una vez la Unión Europea (UE) decida si concede una prórroga a la salida del Reino Unido más allá del 31 de octubre, así como la longitud de esa eventual extensión.
Ads by scrollerads.com

Forzado por el Parlamento, Johnson solicitó retrasar la ruptura hasta el 31 de enero, si bien los 27 socios comunitarios restantes deben responder todavía a esa petición.

Johnson logró el apoyo preliminar del Parlamento a los términos del divorcio que ha pactado con Bruselas, pero los diputados se han negado a aceptar el procedimiento de urgencia por el que quería tramitar la ley del «brexit», en solo tres días.

Ese frenazo significa que difícilmente podrá cumplir el compromiso de ejecutar la ruptura con la UE sin más retrasos, como defendiódesde que llegó al despacho oficial de Downing Street, a finales de julio.

Ante ese escenario, Johnson insiste en que el proceso de abandonar el bloque comunitario podría desbloquearse con unas elecciones, en las que, según las encuestas, partiría como favorito.

El mandatario conservador, sin embargo, no puede convocar elecciones antes de que termine la legislatura, en 2022, sin el beneplácito de dos tercios de la Cámara de los Comunes y la oposición se ha negado a aceptar sus peticiones para ir a unos comicios hasta que haya quedado descartado un «brexit» sin acuerdo.

«Le propongo que dialogue con el resto de fuerzas de la oposición y apoye nuestra llamada a unas elecciones que solucionen esta cuestión», dijo Johson en el Parlamento a un portavoz del Partido Nacionalista Escocés (SNP).

La ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, afirmó que estaría «muy feliz» si se celebraran unas elecciones antes de Navidad, pero advirtió de que solo dará su visto bueno a una convocatoria electoral una vez se haya concedido una extensión.

En esa misma línea, el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, insistió en que no aceptará unos comicios hasta que la posibilidad de que el Reino Unido salga de la UE de manera no negociada haya desaparecido de la mesa.

Corbyn tiene en su poder la llave de la convocatoria electoral dado que el primer ministro necesita el apoyo de al menos una parte de los diputados laboristas para alcanzar una mayoría de dos tercios en los Comunes.

Johnson y Corbyn se reunieron hoy para tratar de acordar un camino hacia adelante en el tortuoso proceso del «brexit», pero salieron del encuentro sin haber pactado una solución conjunta.

El primer ministro advirtió a Corbyn de que la UE podría no conceder prórroga alguna y le instó a acelerar la aprobación del acuerdo para evitar una salida abrupta el próximo día 31, según detallaron fuentes laboristas.

El líder de la oposición se mostró sin embargo «escéptico» ante la posibilidad de que ese escenario llegue a producirse.

Invitó, en cambio, a Johnson, a pactar un «calendario razonable» para «debatir, analizar y enmendar» el acuerdo que firmaron los 27 líderes de la UE restantes la semana pasada.

Ante la falta de avances, un portavoz del primer ministro detalló que el Gobierno espera a que la UE dictamine el tipo de extensión que está dispuesta a conceder antes de fijar sus siguientes pasos.

La Cámara de los Comunes otorgó el martes su respaldó preliminar a la ley para implementar el tratado de salida de la Unión Europea por una cómoda mayoría de 30 votos (329 frente a 299).

Los diez diputados del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socio parlamentario de los conservadores, votaron en contra del acuerdo, pero su negativa la contrarrestaron 19 laboristas, partidarios de un «brexit» con acuerdo, que se rebelaron contra la disciplina de voto de su formación.

En caso de que el Gobierno decidiera reactivar la tramitación del acuerdo, el texto todavía afrontaría numerosos obstáculos para recibir la aprobación definitiva del Parlamento.

Debería atravesar una fase de enmiendas en la que la oposición podría tratar de aprobar cláusulas que podrían hacer descarrilar el pacto.

En particular, algunos diputados barajan la posibilidad de presentar una enmienda que obligaría al Reino Unido a permanecer en la unión aduanera comunitaria, algo que iría en contra de las disposiciones del actual acuerdo y que pondría al Gobierno en un aprieto.

Diversos parlamentarios preparan asimismo una cláusula que condicionaría la entrada en vigor del tratado de salida de la UE a un referéndum de confirmación, lo que podría retrasar varios meses el desenlace del proceso del “brexit».

Fuente: EFE

Comentarios

Comentarios