Miles de personas dan el último adiós a Camilo Sesto en Madrid

Más de un millar de personas, entre anónimos y famosos, dijo adiós a Camilo Sesto este lunes en la capilla ardiente instalada en la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en Madrid, España, donde se destacó su buen humor, su talante pionero y su capacidad para trascender generaciones.

“Desde los años 70 es un mito de la canción melódica española y su música ha pervivido en las generaciones jóvenes”, subrayó el ministro español de Cultura, José Guirao, uno de los primeros en despedirse del músico, cantante y compositor, mientras ante los periodistas desfilaban coronas de flores como la enviada por “la familia Bosé”.

Fue a diez minutos de las 12 del mediodía cuando abrió sus puertas la capilla ardiente para que pasaran ante el féretro cerrado personas llegadas, en algunos casos, desde fuera de Madrid, como Carla y su madre, que tras viajar de noche en un autobús con origen en Barcelona encabezaban desde primera hora una larguísima cola cuyo final no se atisbaba a las puertas de la SGAE.

Eso es algo que destacó con “la piel de gallina” la presidenta de esta institución, la soprano Pilar Jurado, “en un país que no cuida lo suficiente a sus artistas al pasar su momento de gloria“. “Se merece esto y mucho más“, dijo, en alusión a sus 40 discos publicados, más de 100 millones de copias vendidas y 340 obras registradas.

De entre ellas, Victoria Rodríguez, una seguidora madrileña de 56 años, rememorará siempre “entre lágrimas” que “Perdóname” fue la canción que bailó por primera vez con su amor de juventud, mientras que Mireya y Juanjo, dos chicos de 18 y 22 años procedentes de Alcoy, localidad natal de Camilo Sesto, justificaron a Efe su asistencia a la capilla ardiente “porque hay que reconocer a los grandes”.

“Era un chico muy completo”, señalaba otra amante de su música, Ana Celaya, de 47 años, una de las numerosas asistentes latinoamericanas que hicieron cola ante la SGAE, algunas de los cuales entraron entonando de viva voz temas como “Algo de mí”.

Entre los primeros rostros populares que visitaron el lugar, las artistas Marian Conde y Encarnita Polo, quien recordó los viajes que hizo con el cantante y su “tremendo sentido del humor”, una constante entre sus conocidos.

El músico y compositor Camilo Sesto, nombre artístico de Camilo Blanes Cortés, era un mito a ambos lados del Atlántico tras una larga y exitosa carrera en la que vendió millones de discos -fue el primer cantante español que logró el disco de platino- y legó canciones que recuerdan varias generaciones.

Nació en la localidad española de Alcoy, en la provincia mediterránea de Alicante, el 16 de septiembre de 1946. Realizó estudios de Bellas Artes y formó parte del grupo “Los Dayson”. Con 18 años se trasladó a Madrid y participó en el popular concurso de Televisión Española “Salto a la Fama”.

En 1966 entró como vocalista en el grupo “Los Botines”, con Juan Pardo y Junior. A partir de entonces el grupo pasa a llamarse Camilo y Los Botines. Pero el trío duró poco tiempo y Camilo inició finalmente su carrera en solitario.

En 1971 grabó su primer álbum “Algo de mí” y un año después la cadena SER, una de las principales emisoras españolas, eligió este tema como la canción del verano. Dos años después, representó a España en el Festival Internacional de la OTI con “Algo más”, de Juan Carlos Calderón, tema con el que consiguió una gran éxito de ventas en toda Latinoamérica.

Comentarios

Comentarios