Ir al discurso de Trump o perder la paga del día: el dilema que enfrentaron los trabajadores de una petroquímica

A worker rests his head on the fence around the media area as President Donald Trump speaks for more than an hour at the Shell Pennsylvania Petrochemicals Complex in Monaco, Pennsylvania, U.S. August 13, 2019. REUTERS/Jonathan Ernst

El pasado martes, con motivo de la visita del presidente Donald Trump, cientos de trabajadores se enfrentaron a un dilema: debían presentarse al galpón a escuchar el discurso del mandatario o, de lo contrario, perderían la paga del día.

El pasado martes, con motivo de la visita del presidente Donald Trump a la planta petroquímica Royal Dutch Shell, en Monaca, Pennsylvania, cientos de trabajadores de ese complejo se enfrentaron a un dilema: debían presentarse al galpón a escuchar el discurso del mandatario o, de lo contrario, perderían la paga del día.

Según reportaron diferentes medios que tuvieron acceso a documentos internos y testimonios de los empleados y líderes sindicales, pese a que los directivos dijeron que la presencia en el evento no era obligatoria y las ausencias serían justificadas, de no hacerlo, los trabajadores debían usar un día de sus vacaciones o renunciar a su paga de ese día.

«Si no aparecen, no les pagamos», escribió un supervisor de una contratista en un documento interno enviado a los líderes sindicales del complejo petroquímico un día antes de la visita, según reportó el diario local Pittsburg Post Gazzette.

El día del evento, según reporta ese diario, a los trabajadores que se presentaron a las 7 de la mañana, escanearon sus documentos de identidad y esperaron durante horas de pie, fueron pagados como si se hubiera tratado de una jornada de trabajo común.

Además, según informó CNN, al menos algunos de los trabajadores que asistieron al discurso se les instruyó no protestar en contra el presidente que, durante su discurso, dijo que pediría a los líderes sindicales apoyar su reelección en 2020.

«Era lo que Shell quería que hiciéramos y lo aceptamos», dijo Ken Broadbent, director del sindicato Steamfitters Local 449 a The Pittsburgh Post-Gazette.

Por otra parte, dos portavoces de Shell le confirmaron a los medios que la no asistencia de los trabajadores al discurso de Trump también podía tener repercusiones en que no recibieran paga extra esa semana, ya que que no podrían acceder a ella sin las horas trabajadas del martes. 

«Espero que apoyen a Trump, ¿okay?»

«Se entendía que, a los que escogieran no asistir a la visita presidencial, se les daba la opción de tomar un día libre sin paga. Como en cualquier semana, si alguien elige un día libre no pueden optar a recibir paga extra por tiempo adicional trabajado», le dijo a CNN Curtis Smith, portavoz de Shell.

Pese a que la visita a la petroquímica de Monaca estaba organizada por la Casa Blanca y no por su campaña para la reelección, el presidente pidió abiertamente el voto a los trabajadores.

«Voy a hablar con algunos de sus líderes sindicales para decirles: ‘Espero que apoyen a Trump, ¿okay?», dijo, según se puede leer en la transcripción de su discurso. «Y si no lo hacen, sáquenles de sus malditos puestos porque no están haciendo bien su trabajo».

Según las crónicas de la visita, Trump recibió una cálida acogida en la que habló de promover la extracción de gas natural en los Apalaches y acometió contra algunos enemigos políticos.

Sin embargo, fotografías de agencias muestran a algunos trabajadores dándole la espalda al presidente durante su discurso.

Comentarios

Comentarios