Tiraran 5 mil árboles para construir pistas en Santa Lucía

A principios de este mes, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó el inicio de los estudios y trabajos preliminares para la construcción del nuevo aeropuerto de Santa Lucía. Sin embargo, omitió la advertencia que hizo el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sobre los vestigios que se encuentran en los terrenos donde se alzará el nuevo puerto aéreo

En pocas palabras, los vestigios arqueológicos o de fauna prehistórica que se hallen en la Base Aérea Militar de Santa Lucía no frenarán la ampliación del aeropuerto. Y ahora, la construcción del nuevo aeropuerto es blanco de nuevas críticas luego de que se revelara que para esta, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tirará 5 mil 195 árboles ubicados en la Base Aérea Militar No. 1.

¿Ecocidio? Sí, pues de acuerdo con Milenio, esa cantidad de árboles equivale a mil 814 metros cúbicos de madera, reveló la Manifestación de Impacto Ambiental elaborada por el Instituto de Ingeniería de la UNAM.

Los árboles que se tirarán son de 26 especies diferentes y fueron sembrados con la construcción de la base aérea. De acuerdo con el censo hecho por la UNAM, estos son mil 487 cedros y mil 193 pirules, que representan 51.6 por ciento de los árboles que serán desmontados.

Además, preocupa el derribamiento de 38 ejemplares de cedro blanco, una especie catalogada bajo Protección Especial en la NOM-059 de la Semarnat.

Dicho documento también advierte que hasta la fecha, la Sedena no cuenta con un presupuesto para la aplicación de las medidas de «prevención, mitigación y recuperación ambiental» del proyecto para la construcción del aeropuerto.

Y esta no es la única advertencia de impacto ambiental que se ha hecho sobre la construcción del nuevo aeropuerto;

según la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) ya había sentenciado que en la base militar hay tres pozos que pueden satisfacer las necesidades de las primeras etapas de la obra, pero que habrá daños colaterales.

Los pozos de este acuífero, de acuerdo con los estudios realizados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se encuentran actualmente sobreexplotados, «por lo que el impacto se considera como adverso significativo, y que además este acuífero abastece a los estados de Hidalgo, Estado de México y parte de la Ciudad de México, lo que implica que una buena parte de la población se verá afectada por el suministro de agua al proyecto»,

Comentarios

Comentarios