Incendios aumentan por cambio climático; urge que México revise planes de acción: OMS

Ante la extraordinaria contingencia ambiental que se vivió en la Ciudad y Valle de México por incendios forestales y mala calidad del aire, es urgente que se revisen los programas de acción incluyendo prevención de incendios que tienden a aumentar a consecuencia del cambio climático, afirmó  Marcelo Korc Asesor Regional de las Américas sobre Calidad del Aire de la OMS/OPS.

“La situación exige una revisión de los planes de acción”, afirmó Korc quien subrayó que se debe incluir en esto el factor del cambio climático por el que se han disparado los incendios forestales en la zona.

Remarcó que es necesario replantear los programas a corto, mediano y largo plazo y que “el componente de la salud esté más presente en los planes de acción” debido a que las contingencias ambientales son recurrentes.


Para Korc, el gobierno de México podría replicar los programas que se llevan a cabo en California para prevenir los incendios forestales, porque con los efectos del calentamiento global tienden a aumentar y a provocar a su vez más contingencias ambientales.

La Organización Mundial de la Salud, organismo sanitario de Naciones Unidas, estableció en sus Directrices sobre la Calidad del Aire (2016) la recomendación de utilizar como indicador de la concentración de partículas materiales en el aire los valores de las partículas de diámetro inferior a 2.5 micras, es decir, PM2.5, frente a los valores utilizados de las partículas de diámetro inferior a 10 micras, PM10.

Según las Directrices sobre la Calidad del Aire de la OMS no se recomienda superar el umbral de 10 microgramos por m3 en promedio anual, frente a los valores utilizados con anterioridad de las partículas de diámetro inferior a 10 micras, PM10.

Esto es debido a que, “por un lado, una alta proporción de su origen es antropogénico y se ha llegado a la conclusión de que en buena medida provienen de las emisiones de los vehículos en la ciudad, especialmente los que usan diésel. Por otro lado, los efectos que tienen sobre la salud pueden ser graves o muy graves, por su gran capacidad de penetración en las vías respiratorias”, cita la OMS.

“Esas partículas que se llegan a instalar en los alveolos pulmonares e incluso penetrar en el torrente sanguíneo, además de provocar enfermedades de tipo respiratorio, tales como la bronquitis o neumonía, también provocan males de tipo cardiovascular y por ser de menor tamaño están compuestas por elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos) que los que componen, en general, las partículas más grandes”, subraya.

Comentarios

Comentarios