2,100 mdp en el sexenio para promover beisbol

Los recursos serían para formar jugadores y entrenadores. El despacho del encargado de hacer realidad este deseo presidencial, Edgar González, está justo al lado de la oficina del mandatario


Édgar González conduce su auto en Tijuana rumbo a un local de Home Depot. De repente, entra una llamada a su celular.

–¿Bueno? ¿Sí, diga?

–Hola, soy Andrés Manuel…

–Señor presidente…

El expelotero de Grandes Ligas, exdirectivo de equipos de beisbol y ferviente lector de libros cristianos, se orilla en la carretera para atender la llamada. “No era cualquiera: era el presidente”. Aquel día, Andrés Manuel López Obrador le ofreció dirigir la oficina de beisbol de la Presidencia.

Cuatro años antes, López Obrador tuvo entre sus manos el libro Desde el diamante, una obra que Edgar escribió hace ya algunos años y que se define como un texto “para aquellos que buscan ser profesionales de beisbol y para personas que quieren lograr las metas en su vida”.

El mandatario y Edgar se conocieron en 2014, en un desayuno en Tijuana. Los presentó Jaime Bonilla, quien fuera directivo de beisbol hace varios años y ahora es coordinador estatal para el desarrollo en Baja California. “Don Jaime me dijo que el señor presidente [en ese momento no tenía ese cargo] le comentó que le gustaría que yo trabajara para él”.

Cinco años después de ese encuentro, llegó la llamada del presidente. Edgar se orilló en la carretera y dio comienzo la historia del beisbol como un asunto de Estado.

Pero todo cuesta. Edgar afirma que, si le respetan el presupuesto de los 350 millones de pesos (mdp) cada año, sería “probablemente suficiente” para que el plan funcione. Eso significa que, para la Promoción y Desarrollo del Beisbol en México (Probeis), la Oficina de la Presidencia operaría con 2,100 mdp durante el sexenio.

Nunca un deporte tuvo en el país una oficina especializada, ni había recibido tanto dinero público de manera tan abierta.

****

Después de aquella llamada telefónica, López Obrador y Edgar González se reunieron en Palacio Nacional. El mandatario le explicó el proyecto y, entonces, el ex pelotero decidió desechar una oferta para trabajar en las oficinas de los Mets de Nueva York, en Grandes Ligas.

La idea es construir, a lo largo del sexenio, 15 o 16 academias para desarrollar peloteros profesionales, managers o directivos. Las 10 primeras instalaciones serán financiadas por la SEP a través del programa Bienestar.

Edgar dice que la mayoría se construirán “en zonas marginales, como Iztapalapa (Ciudad de México), Minatitlán (Veracruz), Ticul (Yucatán) y Palenque (Chiapas); y después se elegirán las sedes donde los gobiernos de los estados apoyen la construcción para operarlas nosotros. Será una inversión de los estados y de la oficina de la Presidencia”.

Sin la intervención del presidente, ¿la oficina de Probeis hubiera sido posible?

Sin duda que [sin este apoyo] no se podría haber logrado. Esta oficina es [posible] solamente por él.

****

Pero no es novedad que las naciones apuesten, en sus presupuestos, por deportes o deportistas. En Venezuela, lo hicieron por el piloto de automovilismo Pastor Maldonado. El ex presidente Hugo Chávez lo financió a través de la compañía petrolera estatal PDVSA con 180 millones de dólares (mdd) para que corriera cinco temporadas en la Fórmula 1, con las escuderías Williams y Lotus.

En Jamaica, focalizan la inversión estatal a las carreras en atletismo y destinan entre 60 y 75% del presupuesto anual a producir velocistas en busca del próximo Usain Bolt.

La petición de López Obrador a Edgar González es que, al finalizar el sexenio, hayan colocado entre 60 y 80 peloteros en Grandes Ligas. ¿Qué significa esto? Estar entre las dos naciones que más beisbolistas extranjeros colocan en la MLB.

Pero estos jugadores no saldrían propiamente de las academias que se planea construir. “Serán muy jóvenes nuestros prospectos, pero hay 163 jugadores mexicanos en las Ligas Menores [divisiones inferiores]; creo que hay posibilidad de que muchos logren ese objetivo”.

¿Cuántos niños y futuros entrenadores se verán beneficiados con los 350 mdp? Según las cifras de Edgar González, la cifra será de, al menos, unos 640 niños y unos 128 entrenadores, para un total de 768 personas; todo esto, si se logra construir las 16 academias que se tiene proyectado.

El programa de López Obrador, hasta ahora, no ha sido criticado abiertamente por deportistas o directivos. Las posturas en contra han llegado, más bien, de la clase política.

“El pasatiempo del presidente, por encima de los programas para pacientes con cáncer, sobre las estancias infantiles para madres trabajadoras, cancelando refugios para mujeres víctimas de violencia”. Así redactó, al respecto, en su cuenta de Twitter, el expresidente Felipe Calderón.

El apoyo presidencial ha desatado también impulsos estatales al beisbol. Apenas el 11 de marzo pasado, el Ayuntamiento de Torreón designó una partida presupuestal de 2 mdp para la franquicia de los Algodoneros Unión Laguna.

La senadora panista Xóchitl Gálvez también se sumó a la crítica del proyecto Probeis: “Lo que a mí me indigna es que invierta dinero en beisbol y no en las estancias infantiles”, señaló.

Después del futbol, el beisbol es el deporte de conjunto más importante de nuestro país. De acuerdo con datos obtenidos, la Liga Mexicana de Beisbol tiene un valor aproximado de 3,500 mdp y es seguida por unos 35 millones de aficionados. Además de la LMB, existe la Liga Mexicana del Pacífico y también la Liga del Norte de México.

Según datos del sitio deportivo Referee, en la última década se han invertido más de 5,000 mdp en la remodelación o reconstrucción de parques, la mayoría con dinero público, a excepción del estadio de los Sultanes de Monterrey y el de los Diablos Rojos del México.

La idea primordial de las academias de López Obrador es colocar jugadores en Grandes Ligas, generar entrenadores y, en caso de que los muchachos no logren llegar al profesionalismo, que al menos consigan una beca en una universidad de México o Estados Unidos.

“Para nosotros, lo importante es que estudien; luego, el beisbol. Vamos a tener unos cuatro eventos al año sólo para que universidades vayan y vean prospectos y los firmen o les den becas; o, si no llegan a ser profesionales, puedan ser maestros de Educación Física, estar en oficinas de equipos, etcétera”, comenta Edgar González.

El programa de beisbol no está enfocado en la activación física para el combate al sedentarismo; no podría estarlo, si sólo se atiende a 640 jóvenes al año, en un país donde hay casi 50 millones de personas obesas, según un estudio del Imco.

****

Los programas de desarrollo de la oficina del beisbol empezarán en este mes de abril, pero las academias estarán listas (dos o tres) para el verano, y las que se están construyendo lo estarán entre octubre y enero del próximo año. Así que el plan estará funcionando al 100% hasta enero de 2020.

¿Los 350 mdp serán suficientes?

Por lo que hemos presupuestado, parece que sí alcanza. Yo pienso que el beisbol se había descuidado mucho. Se habla de que es mucho dinero, pero, por muchos años, gobiernos de estados han apoyado más al futbol.

Con una cifra presupuestal similar cada año, durante el sexenio, ¿bastará?

Creo que sí. Además, vamos a apoyarnos con los estados y con las empresas privadas que quieran apoyarnos.

La Oficina de Probeis está a un lado de donde despacha el presidente. A veces (cuando el tiempo lo permite), López Obrador decide ir a charlar con Edgar González sobre el programa o sobre algún detalle de índole beisbolera.

Además de este deporte, la caminata y el boxeo tendrán oficinas especiales (claro, no estarán al lado de la oficina presidencial). El presupuesto para las tres, en 2019, es de 500 mdp, de los cuales 350 mdp van para el deporte favorito del presidente, quien es aficionado a los Cardenales de San Luis (de las Grandes Ligas).

“La mayoría va para el beisbol”, dijo López Obrador en una conferencia mañanera, cuando anunció la inversión para las tres oficinas, y soltó la risa. “El beisbol no tendrá favoritismo en el sexenio”, comenta Ana Gabriela Guevara, titular de la Conade, el organismo estatal del deporte; pero, crear una oficina especial para un deporte, ¿no es ya favoritismo?

****

Edgar González asegura que la idea es que el plan continúe después del sexenio. “No lo tengo definido, pero creo que puede ser [empleado] un sistema como la academia que tiene mi papá, donde los jugadores que firman para Grandes Ligas dejan 30% del traspaso. Lo que pensamos hacer es dejarle al gobierno 25% de cualquier acuerdo con un equipo, que sirva para bajar gastos y, en un futuro, [que] estas academias sean autosustentables. La idea es crear un fideicomiso para que puedan seguir operando en el futuro”.

La intención es crear un modelo (para el final de sexenio) como lo tiene República Dominicana, donde el beisbol genera derrama económica para el país. “El año pasado, vendieron casi 60 mdd en puros niños de 16 años para las academias de Grandes Ligas, y 70% de ese dinero se quedó en la isla. Imagínate si logramos colocar 60 peloteros de Grandes Ligas: habría más ídolos mexicanos, menos obesidad, más derrama económica… una gran industria”.

Javier Salinas, presidente de la Liga Mexicana de Beisbol, asegura que, con la intervención y el impulso del presidente López Obrador, y “aunado a que sectores públicos y privados hagan lo que corresponde”, se generarán “grandes oportunidades de crecimiento. Y eso hay que capitalizarlo”.

Para impulsar a sus mejores 100 prospectos para el profesionalismo, se realizarán dos visorías en las academias, además de la creación de dos ligas semiprofesionales para juveniles, en Vallarta y Guadalajara, para que equipos de la LMB, LMP o las Grandes Ligas, puedan ver a sus futuros fichajes.

La idea es generar y potenciar la industria del beisbol en México. Un estudio realizado por el Banco Central de República Dominicana, en 2015, documenta que, entre 2010 y 2013, los ingresos por este deporte para la isla fueron de 1,771 mdd por concepto de compra de jugadores y las remesas de los peloteros que están en Estados Unidos. La temporada pasada, Dominicana contaba con 84 peloteros en las Grandes Ligas; México apenas tiene 11.

“Creo que [el programa] puede impulsar el negocio, dejar dinero a México y [hacer] crecer el deporte. Es un gran legado”, comenta el ex pelotero Edgar González.

Andrés Manuel López Obrador no sólo ha destinado dinero público para el impulso del beisbol, también se ha hecho presente en los actos más significativos cuando de “la pelota” se trata, como en la inauguración del Salón de la Fama. Incluso, influyó, con su intervención política, para que las escuadras de los Sultanes de Monterrey y los Algodoneros de Guasave se incorporen también a la Liga Mexicana del Pacífico.

¿No es complicada la relación con la LMB y LMP por el tema de las academias? Éstas afectarán su negocio de venta de jugadores, que es uno de sus ingresos más importantes…

Pues, sí, es una cuestión difícil. Según ellos, sí les afectaría al negocio, pero yo creo que no. México es un país grande y todos caben. En el Caribe, algunos países tienen hasta 50 academias. Aquí, creo que si son, al final [del proceso], 25 o 26, habrá material para todos. Hemos platicado con la LMB y no se ha avanzado mucho. En algún momento, sólo dijimos: “Lo platicamos después”.

Pero están de acuerdo en que ese tema puede llegar a ser el gran conflicto con las ligas…

Las instrucciones del presidente López Obrador son muy claras: las academias se van a hacer, sí o sí. Ante cualquier estrategia que ellos [las ligas] quieran hacer para parar este proyecto [deben saber que] no están parando a Edgar González: están parando al presidente. Y no sé si alguien quisiera aventarse algo en contra del presidente de la República…

Comentarios

Comentarios