López Obrador plantea veda por 10 años a exfuncionarios para trabajar en iniciativa privada

El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que se buscará por ley que los funcionarios no puedan pasar de un cargo público a la iniciativa privada relacionada con un área con su encargo en el servicio público, sino hasta después de 10 años, luego de finalizar su encomienda.

Con ello, dijo, se busca que no sucedan casos como el que ocurrió con el ex presidente Ernesto Zedillo, quien estuvo trabajando como consejero en bancos que incluso fueron rescatados por el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa).

En ese sentido, puntualizó «lo mismo se va a hacer con los funcionarios públicos que terminaban su desempeño en un cargo, que luego pasan, chapulines, chapulines fifís, brincan, chapulines conservadores a trabajar en las empresas relacionadas con ellos, con el desempeño que tenían».

En conferencia de prensa, insistió en que si bien esto no es ilegal, es inmoral, «y es una vergüenza porque ni en Estados Unidos, donde hay la costumbre de mayor interacción entre sector público y privado, se presentan casos como lo que sucedió durante el periodo neoliberal».

Mencionó que los organismos autónomos en el pasado contribuían a operar la entrega de contratos y permisos a empresas particulares.

«En todos esos organismos la mayoría de los consejeros representaban a los grupos de interés creados, por lo que ante la corrupción de gobiernos anteriores se resolvía el problema creando estos organismos autónomos, con también características especiales, los sueldos de los consejeros de los organismos autónomos por las nubes», subrayó.

De esta manera, el mandatario reafirmó también su compromiso de no dar un paso atrás en el combate a la corrupción y detalló que muchos de los abusos del pasado “de falta de moralidad, se presentaron por la mescolanza entre el poder público y el poder privado, o sea, no había frontera, no había separación en el gobierno, estaba convertido en un comité al servicio de los hombres y mujeres de negocios”.

Indicó que se comprometió a terminar con la simulación de administraciones anteriores, al hacer públicos los bienes de sus colaboradores y adelantó que también se transparentará la nómina del gobierno.

En conferencia de prensa, acompañado por la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, el mandatario destacó que este “es un acto voluntario de todos los servidores públicos” y además fue muy claro, el que no lo aceptara no iba a poder trabajar en este gobierno, “porque no somos lo mismo y tenemos que dar el ejemplo”.

En Palacio Nacional aprovechó para agradecer a los servidores públicos que “por primera vez en la historia dan a conocer sus bienes, por primera vez en la historia de México se hace esto”, al tiempo que adelantó que se va a transparentar toda la nómina del gobierno, “algo que nunca se ha hecho en la historia de la administración pública”.

López Obrador recordó que la ley no exigía que se transparentaran dichos bienes, “pero hay una iniciativa que enviamos, que está en la Cámara de Diputados, que es la Ley de Austeridad Republicana, donde se establece que se transparenten los patrimonios”.

De manera que, antes de que se apruebe esta ley, la administración federal ya está cumpliendo con estas acciones, dijo y pidió a los legisladores que se atienda dicha iniciativa.

En este sentido, López Obrador puntualizó que su administración cumplirá con la ley en el caso de los gasoductos detenidos, por lo que se dirigió a las empresas relacionadas, a quienes insistió en que éste “es un llamado a que ayuden, que contribuyan, que entiendan que es injusto, aunque sea legal que el gobierno les esté pagando, sin que estén ofreciendo el servicio”.

Reconoció que “en efecto, es una responsabilidad del gobierno el que se liberen los tramos porque así se estableció en el contrato, porque el contrato es leonino”.

Adelantó que hablará con quienes tienen detenidas estas obras para “explicarles lo que nos está costando, lo que debió haber hecho el gobierno anterior, la misma empresa darlo a conocer”.

La administración federal no se está en contra de los empresarios y por el contrario, se necesita de la inversión privada, sino que se está en contra de la corrupción, y reiteró el llamado a las empresas a tener dimensión social y contribuir al desarrollo del país.

Por ello, insistió en que “no se realizará nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho, y si hay algunos empresarios que quieran ayudar, son bienvenidos, para eso fue el llamado, y si no, que no se preocupen, nosotros vamos a hacer lo que nos corresponde y vamos a estarles informando de los siete gasoductos que están detenidos, a ver qué podemos lograr”.

En otro tema, López Obrador dio a conocer las cuatro ternas que enviará para la Comisión Reguladora de Energía, organismo fundamental en el sector, y explicó que los senadores iniciarán un proceso para entrevistar a las personas propuestas para luego elegir a quien la representará, pero si después de un tiempo no llegan a un consenso, es facultad de Ejecutivo decidir al representante.

Finalmente, López Obrador manifestó que todas estas acciones están encaminadas a lograr una verdadera transformación, y que en caso de que en el futuro se modifique el régimen de gobierno, los ciudadanos conozcan y defiendan las medidas implementadas en beneficio de la sociedad y no permitan que se den retrocesos en los avances que procuran bienestar para la población.

Comentarios

Comentarios