El peor rating de la historia, el récord que el Super Bowl LIII no querrá presumir

El Super Bowl LIII registró los peores números de audiencia en la historia. Seguramente diversos factores fueron claves para que el rating cayera considerablemente en un año lleno de polémicas que pasaron “factura”.

Según cifras preliminares de la consultora Nielsen, en su reporte señala que el partido fue visto en 44.9 millones de hogares, un 5 por ciento menos que en 2018 y el más bajo de la historia, comparándose con 2009 cuando el alcance de hogares fue de 42.1 millones.

Fue hasta el cierre del encuentro cuando la audiencia alcanzó su punto máximo, entre la 21:30 a 22:00 horas aproximadamente, lo que significa que el medio tiempo y el partido en general pasaron sin pena ni gloria.

Factores como la llegada, otra vez, de un equipo como Patriots —han sido protagonistas en los últimos años ganando más detractores que seguidores— y una organización como la de Rams —no muy popular— pudieron marcar diferencia.

Además de un show del medio tiempo armado «al vapor» luego de que grandes figuras declinaran, aunado al desempeño de los equipos en la cancha, quienes entre los dos apenas alcanzaron los 16 puntos en el marcador —10 de ellos en el último cuarto— cuando se esperaban ofensivas explosivas, podrían sumarse a este “fracaso”.

Por ello, los niveles de rating fueron bajísimos, comparándose solamente con lo visto en 2009, cuando el promedio de espectadores fue de 100 millones. En esta ocasión el rating fue apenas de 103.39 millones de espectadores.

 

Fuente: Vanguardia

Comentarios

Comentarios