Afecta nuevas tecnologías relaciones entre adolescentes

El quebranto de reglas en el hogar y el incumplimiento con las responsabilidades académicas en adolescentes, están estrechamente relacionados con el uso excesivo de juegos de video y redes sociales, los cuales generan dependencia y ansiedad.

La psicóloga especialista adscrita al Hospital General Regional (HGR) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, María de Lourdes Chávez, señaló que los fracasos académicos y problemas de conducta son motivos principales de consulta solicitada por jóvenes de 12 a 16 años de edad, principalmente. El problema, dijo, es detonado generalmente por disfunción familiar, pero últimamente se ha detectado que el uso excesivo de las redes sociales y los videojuegos afecta el comportamiento de los menores.

Explicó que al dedicar gran parte del día para navegar en los sitios de Internet o video-juegos, los jóvenes sustituyen las relaciones interpersonales por los medios indirectos de socialización, es decir, sólo lo hacen a través de los medios electrónicos y no de manera física o personal. Con esto, el adolescente tiende a encerrarse en su entorno y se olvida, incluso de la comunicación familiar.

La especialista indicó que la comunicación interpersonal se ha deteriorado a tal grado de que los padres utilizan los medios digitales para llamar a sus hijos al interior de la casa, pues el aislamiento de los miembros de la familia propicia que sea más fácil hacerlo de ese modo que buscarlos o llamarlos personalmente.

Para los adolescentes afectos a esas tecnologías, resulta muy fácil expresar y socializar a través de ellas, pero se les dificulta entablar relaciones personales directas, además de rechazar el integrarse a grupos, talleres o actividades deportivas, en donde pueden interactuar, de ahí que se ha derivado una conducta dependiente, adictiva, destacó.

Sin duda, esta adicción tiene efectos dañinos, debido a que los padres contribuyen a ello al dotarlos de estos mecanismos de entretenimiento y diversión que a la larga les acarrean comportamientos negativos irritabilidad, quebranto de reglas en el hogar, ira, insomnio, relaciones interpersonales disminuidas, ansiedad, entre otros trastornos.

Mencionó que la ansiedad puede ser el detonante del resto de los problemas, debido al intenso enfoque que el adolescente tiene en los videojuegos y redes sociales, debido a que mantienen una preocupación constante por lo que sus compañeros puedan o no publicar sobre ellos y si se sienten incomunicados e incapaces de revisar o responder a tales divulgaciones pueden desarrollar, ansiedad, ira o intolerancia, sin causa aparente.

La psicóloga afirmó que se entiende que los padres no pueden privar a sus hijos al conocimiento de las nuevas tecnologías, pero pueden establecer horarios y días para que realicen estas actividades, y por lo tanto puedan platicar con ellos acerca de lo que hacen para fortalecer la confianza en ellos e incluirlos en la comunicación familiar y que esta no sea sustituida por el uso de las redes sociales al grado de depender de ellas para obtener satisfacción.

Recomendó mantener estrecha cercanía con los miembros de la familia, para que sean ellos la primer fuente de confianza y seguridad al tratar algún conflicto e incluso socializar.

Comentarios

Comentarios