Funcionario de la PGR aprovechó su cargo para secuestrar

075033_sedepgr_principal

+Mucho se ha denunciado sobre la complicidad en las instituciones de justicia con la delincuencia, y cómo no, si para muestra basta un botó: Luis Felipe Molina García, funcionario de la PGR, aprovechaba su cargo para detectar a personas con altos recursos y secuestrarlas.

Así lo da a conocer Reforma, que destaca el caso de Julio Diego Velasco Muñoz, quien el 9 de septiembre pasado presentó una denuncia en las oficinas de la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Guadalajara la pérdida de su licencia de piloto.

El joven de 23 años de una familia dedicada al mármol no se imaginó que en la dependencia federal estaría tratando con quien lo secuestró y posteriormente lo asesinó.

Habían pasado 19 días de la denuncia, tiempo que en que Luis Felipe Molina García, contratado en la Delegación de la dependencia como profesional ejecutivo y que auxiliaba al Ministerio Público, organizó con su banda de plagiarios el secuestro del joven.

Abel Barajas señala en su nota que el sello característico de la organización delictiva era cobrar los rescates y después asesinar a las víctimas.

Y resalta que el funcionario no detectado como ejecutor sin remordimiento y un psicópata por los éxamenes de control de confianza de la dependencia.

La investigación del secuestro del joven piloto revela como un ejecutor sin remordimiento alguno y un psicópata que no fue detectado como tal por los exámenes de control de confianza de la Procuraduría.

Junto con su tío Artemio Molina Soberanis, «El Moreno», el funcionario ideó un plan que funcionó muy rápido: le «sembraron» una chica atractiva a Julio Diego para cazarlo, según la causa penal 560/2014-B.

Cuando la mujer de 19 años aceptó la oferta por seducir a Julio Diego, el funcionario de la PGR le dio un celular con el número de su víctima.

El cobro por el secuestro fue de 3.5 millones de pesos y luego ejecutaron al joven.

Vinieron las detenciones: Aunque la Policía de Jalisco detuvo a los cómplices del funcionario, éste, quien, con acceso a información reservada y contactos en la PGR, es prófugo de la justicia.

Comentarios

Comentarios