Corrupción de empresarios y políticos común denominador de las tragedias en México

muertos-heridos-arrollados-monster-truck_MDSVID20131007_0003_4

La tragedia ocurrida el pasado fin de semana en donde en un evento de la «Monster Truck» o «Big Show»  murieran 9 personas incluyendo mujeres y niños es una más de las númerosas tragedias que han sucedido en el país a causa de la negligencia y corrupción tanto de las autoridades como de empresarios.

El incendio de la Guardería ABC ocurrido el 5 de junio de 2009 en Hermosillo, Sonora, México, en donde allecieron 49 niños y 76 resultaron heridos, todos de entre cinco meses y cinco años de edad ocurrió por un modelo de subrogación por el Instituto Mexicano del Seguro Social del cual solo hay una presunta responsable indiciada en prisión por el hecho, de un total de 19 funcionarios involucrados según la Suprema Corte de Justicia Mexicana.

El 20 de junio de 2008 en un bar discoteca de la Ciudad de México, personal de la Secretaría de Seguridad Pública encabezó un operativo policiaco para impedir la venta de bebidas alcohólicas y drogas a menores de edad. Pero debido a la fallida planeación policiaca, aunado al sobre cupo de personas y que la salida de emergencia estaba bloqueada, murieron asfixiadas 12 personas, entre ellas, dos policías auxiliares, un policía judicial y nueve clientes del establecimiento.

De igual forma la Ciudad de Monterrey vivió de luto durante la tragedia del «Casino Royale» en donde salieron a la luz un sinúmero de negligencias por parte de las autoridades encargadas de dar seguridad a los usuarios lo cual produjo la muerte de 52 personas, entre ellas una mujer embarazada.

Al igual que como está sucediendo en Chihuahua en dichas tragedias salieron a relucir escándalos de autoridades involucradas con empresarios del negocio de los casinos, el entonces alcalde de la ciudad Fernando Larrazabal y Juana María Treviño Torres, presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, intercambiaron acusaciones de la culpabilidad de la tragedia; Larrazabal señalaba al tribunal por permitir la reapertura del casino, en tanto Treviño Torres acusaba a Protección Civil de Monterrey por no verificar la ausencia de salidas de emergencia en él.

La corrupción e impunidad que sale cada vez más a relucir en todas las tragedias sucedidas en México va más allá de los partidos políticos y se convierte en solo grupos de interés en donde pareciera que su única finalidad es la rentabilidad o el negocio del dinero y el poder mientras el ciudadano termina enormemente perjudicado.

 

 

 

Comentarios

Comentarios