Calderón dejó al país «fragmentado y desigual», resume el Pacto Nacional de Desarrollo.

Captura de pantalla 2013-05-21 a la(s) 08.56.57En México persisten altos niveles de exclusión, privación de derechos sociales y desigualdad entre personas y regiones del país, afirma el diagnóstico plasmado en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, presentado ayer por el presidente Enrique Peña Nieto.

El documento refiere que hay un “país fragmentado y desigual”, en el que la política social se aplicó en años anteriores sin orden, diseño de gestión, sin una implementación y sin un monitoreo, lo que provocó duplicidad de programas.

De hecho se menciona que en 2010, la carencia en el acceso a la seguridad social ascendió a 60.7% del total de la población. “Los niveles de pobreza en México se han mantenido altos, a pesar del creciente gasto social y de la implementación de un diverso mosaico de políticas públicas” refiere uno de los capítulos del Plan.

El diagnóstico indica que en la administración pasada no se elaboro un padrón único de beneficiarios y por ende “no se tiene  un alineamiento claro y estratégico de la política social”.

El documento, de 183 páginas, dedica 80 de ellas a presentar un diagnóstico y una crítica de los sexenios panistas, principalmente el del ex presidente Felipe Calderón. Sin mencionar nombres, el texto hace referencia a “los lustros pasados” y específica las acciones tomadas o diagnosticadas en el período 2004-2012.

La mayor crítica que hace el Plan Nacional de Desarrollo a las gestiones anteriores es en materia de seguridad, pues señala que en los últimos lustros se registró un inusitado crecimiento en el número de delitos de alto impacto.

Incluso hace referencia a que los delincuentes encontraron corporaciones policiales poco estructuradas, capacitadas y profesionalizadas, “lo que propició el fortalecimiento y la penetración de las organizaciones criminales en algunas regiones del país”.

El diagnóstico explica que del 2007 al 2012 los homicidios dolosos aumentaron, pero refiere que las denuncias por secuestro prácticamente se triplicaron al pasar en el 2007 de 438 a mil 268 en el 2012.

En materia de Salud, el diagnóstico se remonta a la etapa del ex presidente Vicente Fox y señala las deficiencias del llamado Seguro Popular, en el que se describe que su “paquete es limitado en comparación con la cobertura que ofrecen actualmente el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) a sus derechohabientes”.

Fuente: Animal Político.

Comentarios

Comentarios