Suspenden a 4 funcionarios por caso PROFECO; el titular «la libra».

Captura de pantalla 2013-05-09 a la(s) 16.52.52La Secretaría de la Función Pública (SFP) informó que después de investigar el caso del operativo contra el restaurante “Máximo Bistro”, supuestamente encargado por la hija del titular de la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco), determino suspender temporalmente a cuatro funcionarios de esa  dependencia, pero no impuso ninguna sanción a su titular.

La SFP informó en un comunicado que  encontró que los funcionarios que ordenaron y participaron en la visita de verificación, actuaron de manera inmediata, sin cumplir con los requisitos mínimos de urgencia para la atención de una denuncia anónima, como son, poner en peligro la vida, la salud, la seguridad o la economía de una colectividad de consumidores de conformidad a la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Derivado de lo anterior, informó la dependencia, la SFP acordó suspender en los próximos días de manera temporal del cargo al Subprocurador de Verificación, al Director General de Verificación y Vigilancia, al Director de procedimientos y Sanciones y al Jefe de Departamento de Verificación de Normas Oficiales Mexicanas de la Profeco.

La SFP también aclara que durante la investigación realizada no se desprendieron elementos para instrumentar procedimiento en contra del titular de la Profeco, Humberto Treviño, conforme a la ley de la materia.

El procurador niega haber encargado operativo

En conferencia de prensa, Humberto Treviño negó haber encargado el operativo contra el restaurante ubicado en la Colonia Roma, debido a que se encontraba convaleciente por una cirugía de la cadera.

En ese sentido, el Procurador negó que vaya a renunciar al cargo porque, insistió, él nunca estuvo al tanto del operativo contra el restaurante ubicado en la Colonia Roma.

El titular de la Profeco ofreció disculpas por la actitud de su hija y por la supuesta orden que dio para suspender las actividades en el “Máximo Bistro”, cuando no se le ofreció la mesa que quería.

Treviño insistió en que el restaurante no fue cancelado en ningún momento y estuvo cerrado por decisión de la dueña de la empresa.

Aclaró que la colocación de los sellos de suspensión se debió a dos rubros: 1.- Por ningún medio se informa al consumidor la selección de mesas. 2.- En la carta no se especifíca el de contenido alcoholico de las bebidas.

Fuente: Animal Político.

Comentarios

Comentarios