Descifrarán genoma del chihuahuense

El Hospital Central Universitario contará con el primer Centro de Medicina Genómica, que se encargará de determinar las características del genoma de los chihuahuenses comparado con otros estados del norte de México y del sur de la Unión Americana.

Hay una tendencia a nivel de la medicina que se llama el Mapa Genético, y en este centro se busca demostrar cómo enfermedades del sur de los Estados Unidos son iguales, similares o se comportan igual que en el norte de México, ello con el objetivo de mejorar la forma de tratarlas y con ello coadyuvar en una mejor calidad de vida de los chihuahuenses.

El Centro estará coordinado de manera binacional con un médico de Houston, Texas, Raúl Bastarrachea, mientras que localmente será la investigadora en genómica Irene Leal Solís y el director de la Facultad de Medicina, Jesús Benavides: también hay centros en Monterrey, Reynosa, Zacatecas y Coahuila.

Estos centros están dirigidos o apoyados por el Funsalud, que es una institución que les provee de la capacidad financiera para realizar este tipo de investigaciones. El proyecto en Chihuahua involucrará a 250 pacientes; a la fecha ya cuenta con 24 de ellos que son los integrantes de dos familias, una de Ojinaga y otra de Camargo, quienes además tienen familiares en los Estados Unidos.

Se hace el mapa genético y buscan las patologías asociadas; en tiempo creen que se llevará alrededor de dos años para tener resultados concluyentes que les permitirán delinear estrategias para la atención de enfermedades.

El director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Jesús Benavides, destacó que se busca que la medicina sea genética, es decir, si los médicos saben que mi familia tiene enlaces con Estados Unidos y mi familia es diabética en un grado muy alto, pueden determinar que tenemos en nuestros cromosomas una alteración, entonces ellos podrían buscar genéticamente y quitar la alteración para que mis hijos no sean diabéticos, de esta forma se busca tener un mapa genético que permita dirigir los principales tratamientos.

Este centro surge a solicitud del médico de Houston para tener un enlace con las universidades del norte; primero empezaron con Nuevo León, luego la doctora Irene Leal hizo el contacto para posteriormente firmar un convenio con el Hospital Central Universitario y la Universidad Autónoma de Chihuahua.

En cuanto el centro inicie operaciones a los 24 integrantes de las dos familias se les hará un escaneo completo de sangre, orina y estudios radiológicos; se les tomará una biopsia de piel y las determinaciones específicas de ingeniería genética se van a procesar en Houston. El proceso, al estar trabajando con Houston, nos permite tener acceso a recursos enfocados a la investigación que muchas veces son difíciles de conseguir en el país.

Las dos familias detectadas son, una de Ojinaga, que tiene familiares en Odesa y Presidio, Texas; la otra es de Camargo y tiene familiares en El Paso y Corpus Christi. A los de Estados Unidos ya los han estado estudiando. A las de Chihuahua se les pagará el viaje para que puedan hacerse los estudios y se les darán viáticos para su estancia.

El doctor explicó que toda la familia se ingresa en el hospital y se le practica los estudios necesarios para que regrese a su ligar de origen, donde se les dará seguimiento. Si encuentran alguna patología se les dará tratamiento, y con el mapa genético, si se descubre que los de Estados Unidos desarrollaron otro tipo de enfermedades, harán la prevención necesaria para que los familiares mexicanos no las desarrollen, o viceversa.

Jesús Benavides destacó que están en una etapa de proyección internacional que les permite planear a nivel global estrategias dirigidas a la salud de los chihuahuenses, por ello también se proyectan maestrías en educación médica, educación quirúrgica, ciencias de la salud y bioética.

Comentarios

Comentarios