Victimiza PGR a hijo de Gadafi

Ciudad de México • A pesar de existir una ficha roja emitida por Interpol, la Procuraduría General de la República (PGR) descartó fincar delitos a Saadi Gadafi, hijo del ex gobernante libio Muammar Gadafi, debido a que iba a ser víctima de una red internacional de traficantes de personas que pretendía internarlo ilegalmente a México.

Así lo declaró el titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo), Cuitláhuac Salinas, quien dijo que de acuerdo a la legislación mexicana, Gadafi y su familia no pueden ser acusados por algún delito.

“En relación con el señor (Saadi) y la familia que se pretendía ingresar a México, de acuerdo a la legislación mexicana, los indocumentados que ingresan al país son sujetos pasivos del delito, es decir, son víctimas, no se trata de agentes del delito”, indicó el subprocurador.

En conferencia de prensa, Cuitláhuac anunció el internamiento a prisiones federales de la canadiense Cynthia Ann Vanier, los mexicanos José Luis Kennedy Prieto y Gabriela Dávila Huerta y/o Gabriela Dávila de Cueto, así como del danés Pierre Christian Flensborg, quienes presuntamente forman parte de dicha red internacional de traficantes
de personas.

Sin embargo, precisó que aún falta por capturar a un sospechoso más.

Los indiciados, agregó, iban a cobrar varios millones de dólares por ingresar a territorio nacional a Saadi y a su familia.

Cuitláhuac Salinas señaló que la banda pretendió comprar un apartamento en el hotel St Regis, en el Distrito Federal, en donde inicialmente sería hospedada la familia Gadafi, transacción que no se concluyó.

Posteriormente, se adquirió una residencia en Bahía de Banderas, Nayarit, para alojar al prófugo internacional, quien hoy se encuentra asilado en Nigeria.

LA OPERACIÓN

El responsable de la Siedo aseguró que la pesquisa comenzó el 19 de mayo de 2009, después que el director jurídico contencioso de la Secretaría de Relaciones Exteriores presentó una denuncia por el robo de 4 mil 586 libretas de pasaportes, iniciándose una averiguación previa.

Comentó que dicha red ingresó a México en julio de 2011, luego de que los detenidos rentaron un avión -que voló de Kosovo a Túnez y Libia-para conocer las condiciones en que se encontraba Libia, para lograr una “extracción” del hijo del ex dictador Libio, situación que no se concretó porque los pilotos y la compañía que contrataron no se
prestaron para ese efecto.

“Desde entonces desarrollaron diversas acciones dentro del país que en términos generales implicaron la obtención de documentación falsa con la cual pretendieron obtener créditos para adquirir los predios e inmuebles donde se iban a resguardar y a refugiar a estas personas”, detalló.

Tras recibir denuncias anónimas –por medio de correos electrónicos- los días 10 y 11 de noviembre pudieron detener a los sospechosos que hoy se encuentran internados en los penales federales de Villa Aldama, Veracruz, y Chetumal, Quintana Roo, acusados de los delitos de tráfico de indocumentados, falsificación de documentos y delincuencia organizada.

Una vez detenidos se solicitó a un juez federal especializado en medidas cautelares, el otorgamiento de una orden de intervención de comunicaciones, respecto de las cuentas electrónicas de los involucrados, obteniéndose datos que permitieron concluir que iban a
traer a Saddi y a su familia, a quien iban a dar identidades falsas.

Comentarios

Comentarios